¿Es verdad que rapar a los bebés hace que tengan mejor pelo y más fuerte?

Sólo una certeza existe con respecto al pelo del bebé: nada de lo que hagamos cambiará su apariencia futura. Las características del cabello están predeterminadas por la genética. Salvo que pase por la peluquería cuando sea mayor, nada hará que cambie el aspecto de su cabellera, así que ya tenemos un motivo menos para preocuparnos en su primer año de vida.

¿Le saldrá antes y más fuerte si le rapo todo? No, esta es una creencia muy extendida. La cantidad y calidad del pelo están determinadas por los genes y nada de lo que hagamos influirá en su aspecto definitivo. Así que no hay razón para hacer pasar a nuestro bebé por el mal rato de soportar una máquina de afeitar sobre su cabecita. Además, si le rapamos al cero, como el pelo crece tan lentamente, tendremos que esperar unos meses más para volver a peinarle.

Otras dudas sobre el cabello del bebé

¿Por qué tiene calvas? Alrededor de los tres meses, el cabello con el que el niño nació empieza a caerse para dar paso al definitivo. En algunos casos, como el pelo del recién nacido es tan fino, pueden aparecer calvas temporales en algunas zonas de la cabeza, debido al roce por la postura que elige el pequeño para dormir. Esto es normal y no tiene por qué preocupar a los padres. Poco a poco, el bebé recuperará el cabello perdido.

¿Cuánto tardará en crecerle? El ritmo de crecimiento del cabello es muy lento, unos siete milímetros al mes aproximadamente. Pueden pasar algunos meses hasta que el bebé luzca una bonita caballera. Así que es mejor armarse de paciencia.

¿Cómo es que unos tienen tanto y otros tan poco?. El que tenga mucho o poco se debe a cierto componente genético y racial, aunque también puede deberse al azar. Al nacer, la cabeza ya posee todos los folículos pilosos de los que después saldrá el pelo definitivo, un promedio de 120.000. Los rubios tienen unos 140.000; los morenos, 110.000 y los pelirrojos, 90.000.

¿Con qué cepillo le peino? Con uno suave de cerdas finas y blancas, especial para bebés, que no le moleste ni le dañe la piel. Como cualquier otro utensilio de higiene del bebé, conviene que sea de uso exclusivo suyo.¿Debo lavárselo a diario? Depende de cuánto se le ensucie y qué tipo de champú se emplee. Si solo usamos agua, podemos mojarlo tantas veces como queramos. En general, la cabecita de un recién nacido no necesita un lavado diario, basta con asesarle cada dos o tres días.

8 cuidados básicos del recién nacido

¡El bebé ya está con nosotros en casa! Y es un recién nacido perfecto. Sin embargo, verlo tan pequeñito e indefenso suele provocar cierta inseguridad. ¿Sabremos cómo cuidarlo para que se sienta seguro y a gusto en su nuevo hogar? La respuesta de los especialistas es un rotundo sí. Solo hay que tener en cuenta algunos cuidados básicos para que se desarrolle de forma saludable. Estos son algunos de los más importantes.

 Las horas de dormir
Aunque el sueño de los bebés recién nacidos es muy irregular, empezar a seguir unas rutinas desde los primeros días procurando que sean siempre más o menos a la misma hora le ayudará a ir estableciendo un patrón de sueño. Se trata de mantener su hora del baño, su paseo, su nana antes del sueño de la noche…

Cólicos
Si tiene un llanto muy enérgico que no cesa puede tratarse de los habituales cólicos del lactante, que es posible que aparezcan desde las primeras tomas. Se pueden evitar, o al menos aminorar, las molestias no saltándose el momento de ponerlo sobre el hombro y darle unos golpecitos en la espalda después de cada comida. El masaje abdominal suave también es bastante efectivo, aunque conviene que un profesional nos explique cómo darlo.

Cantidad de las tomas

La cantidad para alimentar a un recién nacido es difícil de precisar, pero al principio se recomienda que se le suministre a demanda (si ,o amamantas), es decir, cuando creamos que quiere comer y en la cantidad que él pida (si el no quiere más suele apartarse del pecho o el biberón. Y cada 2-3 o 4 horas si es fórmula (esto lo decide su pediatra), dependiendo del peso del bebé. Nunca dejar al bebé más de dos horas sin comer si es lactancia materna, y no lo dejes más de 3 horas y media si es fórmula.

Cambio de pañales
Lo habitual es que el haga sus necesidades con mucha frecuencia. Tantas veces como tomas haya ingerido. Normalmente aparecen poco después de cada comida. Por eso conviene comprobar su pañal entre toma y toma y cambiarlo con frecuencia. A la hora del cambio de pañales, debemos lavarnos las manos con agua y jabón o una toallita húmeda antes de empezar con la tarea.

Temperatura de la bañera
La temperatura del agua del baño debe ser parecida a la que tiene su cuerpo, que está entre 35 y 36 grados centígrados. Para asegurarnos de que el agua donde lo bañaremos no está muy por encima o por debajo de esa temperatura, lo más sencillo es usar un termómetro de baño. También hay que evitar las corrientes de aire cerrando la puerta de la habitación para que no se enfríe y procurar que el espacio se encuentre a una temperatura cálida, al menos a 21 grados.

El cordón umbilical
La higiene del cordón umbilical debe ser diaria, con agua y jabón líquido. Es importante secar bien la zona después del baño con una gasa estéril. En caso de enrojecimiento en la zona del ombligo, lo más conveniente es limpiarla con una solución desinfectante (tipo clorhexidina o povidona). Si se observa mal olor, secreción o inflamación, debemos consultar con el pediatra. Una vez desprendido el cordón umbilical, hay que mantener la misma limpieza cuidadosa en la zona del ombligo durante el baño diario.

Hidratación de su piel
Hidratando bien su piel le ahorraremos más de una erupción. Basta con ponerle de vez en cuando un poco de crema hidratante para bebés. Otra opción, sobre todo si su piel se descama con facilidad, es añadir un poco de aceite corporal al agua de la bañera aprovechando el momento del baño. O usar gel o jabón oleoso.

 Su ropita
No está de más lavar toda la ropa nueva antes de estrenarla. De esa forma se eliminan posibles residuos de productos químicos que hayan sido utilizados en la fabricación. Con poco detergente y sin suavizante evitaremos irritaciones y alergias. También es importante aclararla bien.

Cómo hablar para que tus hijos hagan caso a la primera

6 consejos para que no repitas los mismo mil veces y tus hijos te hagan caso

¿Cuántas veces tienes que decirle a tus hijos que recojan sus juguetes, que se metan a bañar, o que terminen lo que están comiendo? Seguramente “mil veces” y eso es poco.

Pareciera que los niños están programados para no escuchar lo que dicen los papás y tenemos que repetir y repetir las cosas hasta que los hijos hacen caso. Sin embargo, sí existen algunos consejos para revertir esta situación que te ayudará a ahorrar energía y evitar cansancio, hartazgo y mal humor.

1. Asegúrate de que te escuchan. Cuando quieras pedir algo, acércate a ellos, así evitarás gritar por toda la casa y adivinar si escucharon o no. Una buena técnica es tocarlos y decirle las cosas o ponerte en cuclillas, establecer contacto visual y pedir lo que quieres que hagan.

2. Enseña con el ejemplo. Lo sé, puede ser difícil poner atención a las mil preguntas (las mismas por cierto) que te hacen tus hijos en un segundo, pero es necesario escucharlos y responderles, si queremos inculcar ese hábito en ellos.

3. Toma en cuenta las distracciones. A los niños pequeños les llama la atención cualquier cosa, así que no es que te ignoren a propósito, simplemente dejan de escuchar para enfocarse en otra cosa.

4. Su comportamiento es natural, pero enseña las consecuencias. Muchas veces los pequeños quieren investigar qué pasa si no hacen caso. Así que esta especie de “rebeldía”, para ellos es un aprendizaje.
En este caso sólo necesitas explicarle las consecuencias (buenas o malas) que tendrá su comportamiento.

5. Explica las razones de tu solicitud. Si les dices lo que quieres seguido del porqué, seguramente entenderán mejor las cosas y será más fácil que hagan caso a la primera.

6. Cuida la forma en que pides las cosas. Trata de pedir las cosas de forma positiva, así ellos reaccionarán de la misma forma. Por ejemplo, en lugar de decirle “No rompas los juguetes”, le puedes pedir que “cuida tus juguetes para que los tengas más tiempo contigo”.

Los pequeños también merecen respeto y tienen sus razones para no hacer las cosas en el momento. Es importante que te des cuenta de esto, antes de repetir o gritarles que lo hagan.

Mantener una buena comunicación con ellos evitará la violencia y mantendrá un ambiente positivo, de entendimiento y felicidad.

Este es un artículo completo y original que pertenece a http://naranxadul.com sigue explorando su sitio para ver más temas de tu interés. También puedes visitar su página de Facebook (Naran Xadul).

5 formas de sobrellevar el cansancio en el embarazo

Uno de los primeros signos del embarazo es el cansancio generalizado y las ganas de dormir a todas horas. Incluso hay mujeres que sospechan que han quedado embarazadas antes de confirmarlo porque sienten fatiga y sueño excesivos. Este cansancio se hace más evidente durante el primer trimestre, cuando el cuerpo comienza a funcionar a toda marcha para dar lugar a una nueva vida.

El organismo produce más sangre para enviarle nutrientes al bebé, haciendo que el corazón y los órganos involucrados trabajen más de lo habitual. Al comienzo del embarazo se forma la placenta y el bebé experimenta la etapa inicial de su desarrollo en la que se forman los órganos principales y ello requiere de energía.

Las hormonas, como no, también juegan un papel fundamental. Se cree que la somnolencia es producida por el incremento en el nivel de progesterona, que trabaja activamente durante las primeras semanas preparando el útero para la implantación del óvulo que ha sido fecundado.

Si a eso sumamos las náuseas, eventualmente los vómitos y el estrés emocional que se vive durante los primeros meses, es normal que el cuerpo pida más descanso para recuperar fuerzas. Ni hablar si nos toca en verano cuando se añade la baja de presión causada por el calor.

Es entendible sentirse cansada y con sueño durante gran parte del día, por eso debes dejar de lado las culpas y atender el reclamo de tu cuerpo dándole el reposo extra que necesita. El mejor remedio para este trastorno es el descanso.

Claro, cuando trabajas no es tan fácil. También hay una gran diferencia cuando se trata del primer hijo o de los siguientes, ya que en este último caso tenemos a un niño (dos, tres o cuatro) a quien cuidar, por lo que el descanso es relativo.

Cómo sobrellevar el cansancio

Descansa siempre que puedas: encuentra huecos a lo largo del día para relajarte un rato, o si es posible, mejor aún, dormir siestas. Después de comer, por la tarde o antes de la cena. Cualquier momento es bueno aunque las siestas sean cortas.

Duerme más horas por la noche: acuéstate más temprano de lo habitual y si puedes levántate un poquito más tarde. Si no puedes hacerlo durante la semana, aprovecha el fin de semana para recuperar fuerzas.

• Si no es tu primer hijo, pide ayuda a tu pareja, familiares y amigos que puedan cuidar a el/los niños mientras tú descansas un rato.

• La alimentación sana es muy importante para recuperar energía. El aporte de energía extra que se necesita ingerir durante el embarazo es de apenas 250-300 calorías, por lo cual lo importante es tomar alimentos ricos en nutrientes y vitaminas como ácido fólico, hierro, calcio y yodo, pero no en grasas.

Es decir, los alimentos que alimenten, no los que llenen. Una dieta que aporte vitalidad debe ser a base de verduras, frutas, cereales, lácteos y legumbres. Además, bebe líquidos durante todo el día para mantenerte constantemente hidratada.

El ejercicio también es fundamental. Aunque pueda pensarse que la actividad física pudiese causar más cansancio, al contrario. El ejercicio moderado contribuye a elevar el nivel de energía. Una caminata diaria de media hora o cualquier actividad que no suponga un sobreesfuerzo, es recomendable tanto para el beneficio físico como mental.

Mamitas embarazadas tan solo faltan 2 días para el eclipse lunar

Un eclipse lunar total ocurrirá el 31 de enero del 2018, siendo el primero de los dos eclipses​ lunares totales de 2018, el siguiente eclipse total ocurrirá el 27 de julio de 2018.

Las mujeres embarazadas preocupadas ¿Puede un eclipse afectar el embarazo?

Solo faltan dos días para que esto ocurra y ya tengo el buzón con más de mil mensajes de mamitas embarazadas que están preocupadas.

Seguramente habrás oído hablar sobre las cosas que no puedes hacer durante el embarazo porque podría afectarlo. Las personas del tiempo más antiguo recurría a explicaciones un poco “mágicas” por así decirlo.

Estas antiguas creencias o mitos forman parte de nuestra creencias cultural, pero a veces le producen angustias a las embarazadas innecesariamente, por eso es importante que sepa que esto es solo un mito totalmente “FALSO” y no tiene ninguna base científica.

Hay muchísimos mitos “FALSOS” alrededor del embarazo, los cuales pueden ser muy antiguos o modernos; unos de los mitos más comunes es el de los eclipses, desde la época de los aztecas se consideraban que los efectos de los eclipses en el embarazo causaban daños a los bebés, pero como dije antes, no es cierto.

Una de las creencias aztecas es que los eclipses sucedían porque el sol mordía a la luna o viceversa, por lo que si una mujer embarazada se exponía durante este fenómeno, posiblemente su bebé naciera con algún defecto o malformación, pero como dijimos más arriba, esto es TOTALMENTE antiguo y no es cierto.

Los mitos “FALSOS” más escuchados
En la antigüedad se creía que si durante el embarazo mirabas un eclipse, el bebé iba a nacer con el labio partido.

Los aztecas creían que un eclipse era un mordisco en la cara de la luna. Si una mujer embarazada lo miraba, le ocurriría lo mismo a su bebé. Según la tradición, para protegerse hay que llevar algo metálico, como por ejemplo un imperdible en la pataleta, un seguro o una llave, también decían de usar alguna prenda de color rojo.

Aunque es solo un mito “FALSO”, lo cierto es que el labio leporino se produce por una mezcla de factores genéticos (esto no tiene que ver nada con los eclipses) ni con los planetas. Sin embargo, seguro vas a escuchar a tu abuelita, a tu mamá o a tu tía hablar sobre esto, y es “normal” que sientas miedo y no quieras arriesgarte a salir al exterior durante un eclipse!

Nota importante:
¿Afectan los eclipses en el embarazo? No, ningún estudio ha demostrado que los eclipses afectan el embarazo ni a los bebés en gestación, esto es solo otro mito “FALSO” o creencia muy antigua. Así que no te preocupes por lo que digan las personas, esto no puede afectar a tu bebé.
Y tu crees en esto? Cuéntanos tus experiencias.

Asegurado por Unicef: La leche materna es la primera vacuna de un bebé

La leche materna es el alimento más importante para un bebé y es que este le aporta todo lo que necesita. Aun así, siempre es bueno saber cuáles son los beneficios y cómo es que trabaja para que varias personas comprendan realmente lo importante que es, como la leche materna pasa a ser vital.

Unicef desde hace unos años se ha unido a otras organizaciones, ha comenzado a ofrecer información fidedigna la cual está relacionada con la leche materna. Pues quiere ayudar a dichas organizaciones con la lucha para que el mundo conozca los beneficios que tiene esta leche para los bebés, para las comunidades, pero además para que se sepan lo bueno que es amamantar, que no solo es un lazo con el niño si no que es saludable.

La salud de los bebés
Lo que se está consiguiendo ahora es velar por la salud de los más pequeños, por ello es que se está tratando de hacer llegar esta información a cada rincón del mundo. ¿Qué información? Pues que la lactancia materna es la primera vacuna de los bebés por ello es que es tan importante fomentarla.

La verdad es que el amamantar es una de las mejores cosas que le podemos entregar al niño, es nuestro hijo y si queremos que crezca fuerte lo mejor es darle esa posibilidad. El mejor alimento, la primera vacuna, es la leche materna. Seguro te preguntaras como es que puede ser una vacuna, cuando se considera que ya la tuvo y demás.

Pues el calostro es la primera vacuna, aunque también es conocido como “oro líquido” pues este brinda protección contra infecciones y enfermedades. No solo brinda anticuerpos, también contiene muchas sustancias y cada una de ellas tiene un propósito, un motivo para estar presente en la leche.

Salvar vidas
Puede que no lo parezca, pero en realidad según Francia Begin, la asesora de nutrición de Unicef, más de 800 mil vidas por año se llegarían a salvar si tan solo los recién nacidos fueran alimentados solo con leche materna durante los primeros seis meses de vida. La asesora explicó también que si la lactancia se retrasa 24 horas esto aumenta el riesgo de morir en el primer mes de vida.

Lo bueno es que Unicef también defiende que las mujeres puedan alimentar a sus bebés en cualquier lugar y momento, pues este es un proceso natural y también necesario para el bebé. Básicamente, es una necesidad primaria del pequeño y es por ello que debe ser amamantado cuando lo pide, cuando sea necesario sin importar el lugar ni la hora.

Así es como cambia la vida de una pareja después de tener un bebé

La realidad es que la vida de una pareja cambia en el momento en que pasan a ser padres y es que traer al mundo a un niño es algo hermoso de eso no hay dudas, pero bueno hay que adaptarse a una nueva vida. Es cierto que el cambio es drástico, la rutina, prioridades y salidas se modifican haciendo así que la vida de ambos cambie inesperadamente.

Ahora, muchas veces por este motivo es que muchas parejas se separan, es como que el bebé es la prueba para ver si realmente se aman y deben estar juntos. Algunos la pasan y otros no, pero hay que comprender esto ya que es muy difícil tener un niño, aun así, se puede tener todo. Se puede tener una excelente relación con tu pareja y criar al niño de la mejor manera. La vida de pareja

Y si la vida de pareja sin un bebé es completamente diferente, el tiempo es directamente nuestro para poder manejarlo y disfrutarlo a nuestro antojo. Sin tener que priorizar algo, se podían posponer las cosas cuando quisieran y demás. Pero cuando llega un hijo todo esto cambia, es cuando recordamos todo lo que podíamos hacer antes y no lo aprovechamos.

La prioridad ahora es el niño, dependemos básicamente de sus necesidades y es que todos los planes o por lo menos la mayoría se basan teniendo en cuenta al pequeño. Ni hablar de pensar en la comodidad, cada vez que tenemos que ir a un lugar hay que pensar en si va a ser apto para ir con el bebé.

El objetivo de la vida cambia a tratar de mantener una sonrisa en su rostro y que este muy feliz con lo que hace.

Nada es lo mismo
No hay dudas de que con la llegada de un niño la vida en pareja cambia, no somos los mismos y es que empezamos a ver la vida de otra forma, cambiamos, maduramos, crecemos y aprendemos todo, sobre todo.

Obviamente tampoco vamos a ser expertos, pero si aprendemos en lo que debemos, algo importante es que comprendemos que lo que hace tengamos fuerza para seguir adelante es esa pequeña personita.

A pesar de que la cama ya no es solo de la pareja sino que es de los tres, este es un momento hermoso puede que, a veces molesto, pero al final y al cabo maravilloso porque genera una emoción que no se puede explicar. Si no hay dudas de que la vida de pareja cambia luego de tener un niño, pero esto solo puede ser algo malo para quien no está listo para ser padre.

Fuente: mihijoesmitesorito .com

Calendario lunar para saber el sexo del bebé

¿Es cierto que la luna puede influir en el sexo del bebé y en el momento del parto? El calendario lunar del embarazo es uno de los calendarios del embarazo más populares y varía según las sociedades y culturas.

Nace de una antigua creencia que afirma que las probabilidades de dar a luz aumentan de acuerdo a los cambios de la fase lunar. Otra leyenda asegura que la luna puede determinar si nuestro bebé será niño o niña.

Seguro que has escuchado alguna vez que la luna influye en las embarazadas al mismo tiempo que puede afectar a las mareas y a nuestro planeta. En el calendario lunar del embarazo podrás consultar las fases de la luna (luna llena, luna nueva, luna creciente y luna menguante) y averiguar tú misma si el embarazo está o no relacionado con sus ciclos. ¿Mito o realidad?

El sexo del bebé y las fases de la luna
Una antigua creencia hindú relaciona los cambios en la luna en el ciclo menstrual de la mujer y en la elección del sexo del bebé, de acuerdo al momento de la concepción y la fase lunar que hay en ese instante. Según esta convicción, la influencia de la luna en el sexo del bebé podría ser la siguiente:

Si la ovulación se produce en las noches de luna llena, sería más probable concebir una niña.

Si la ovulación se produce en las noches de luna nueva, sería más probable concebir un niño.

En las fases de luna menguante o creciente (conocidas también como “fases de transición”), la relación entre las fases de la luna y el sexo del bebé sería menos cierta: existe una tendencia a concebir niñas cuando la ovulación se produce con luna creciente y niños durante la luna menguante

¿Cómo influye la luna en la fecha de parto?
Muchas embarazadas tienen en cuenta las fases de la luna a la hora de calcular la fecha de parto. De hecho, se dice que antiguamente los periodos menstruales de las mujeres en edad fértil coincidían exactamente con el ciclo lunar: la ovulación tenía lugar el día de luna llena mientras que la menstruación se daba con luna nueva. Por este motivo, los partos sucedían en la mayoría de los casos con la luna llena.

Como curiosidad, te explicamos cómo influye la luna en la fecha de parto a continuación. Puedes consultarlo para comprobar si esta creencia se cumple en tu caso:

Luna llena: ocurren más nacimientos.
Luna nueva: los partos suelen ser más fáciles y rápidos.
Luna creciente: las fases del trabajo de parto son normales y la madre puede controlarlo mejor.
Luna menguante: suelen producirse pocos partos y son, en general, muy costosos.

Recuerda que esta idea no tiene base ninguna base científica.

Una madre comparte lo duro que puede llegar a ser amamantar cuando sufres una mastitis

Hace unos días El País compartió “La valiente foto de una madre que muestra la pesadilla que puede llegar a ser amamantar a un bebé”. O al menos así rezaba el titular. Imaginé a una mujer destrozada por el cansancio de no dormir y de tener a un bebé colgado todo el día al pecho y pensé para mí que era genial que lo compartiera para aportar otra opinión de esto de tener un bebé, muy diferente a esa que te venden en plan: “Tened hijos, será maravilloso y seréis mucho más felices”.

De haber sido así, obviamente, habría matizado que la pesadilla no es amamantar (o no solo amamantar), sino criar a un bebé en una sociedad que ya no piensa en los bebés ni en su cuidado: tened hijos, recibid nuestras visitas y felicitaciones y, en cuanto podáis, volved a ser los de antes. ¿Y el bebé? Que lo cuiden los abuelos o en la escuela infantil… vosotros ya habéis hecho lo más importante, traerlos al mundo.

Pero no, lo que encontré en El País fue la imagen de una mujer amamantando de una manera un tanto extraña, por un problema serio en su lactancia: una mastitis que estaba afectando de manera importante a su estado general.

Normal que lo estuviera pasando mal. Pero no se puede decir que estuviera descubriendo algo sorprendente. Creo que, poco más o menos, todas las mujeres que amamantan saben que una de las posibles complicaciones en la lactancia es esa. Así que de este modo lo he querido compartir yo: Una madre comparte lo duro que puede llegar a ser amamantar cuando sufres una mastitis.

Fundadora del grupo de apoyo a la lactancia The Leaky Boob
Su nombre es Jessica Martin-Weber, es madre de seis hijos y es la fundadora del grupo de apoyo a la lactancia The Leaky Boob. Al parecer, decidió compartir con los demás lo que había pasado tiempo atrás con su quinto hijo, para que vieran que incluso ella, madre experimentada, había sufrido lo indecible en ese momento de su crianza y de su lactancia.

Estas fotos no son de un momento sagrado y especial de lactancia materna. No son para celebrar mi vientre o incluso alimentar a mi bebé. Estas fotos son de mí tratando de sobrevivir. Mi temperatura aquí era más de 39,5ºC y estaba agonizando.

Así empieza su escrito, en el que explica que tenía el pecho inflamado, enrojecido y dolorido, como el resto de su cuerpo, con sus hijos por casa, mientras le explicaba a su marido por el móvil que pensaba que moriría. Un dolor tal, que estaba convencida de que necesitaba ir al hospital a que hicieran algo, aunque fuera arrancarle los pechos.

Por culpa de un sujetador demasiado ajustado
Se juntaron dos factores. Según Jessica, se puso un sujetador que le apretó más de lo debido justo el día en que su bebé decidió saltarse alguna toma. Así llegó la congestión, la ingurgitación, el dolor y la fiebre.

En esa situación, empezó a buscar la posición que le fuera mejor para aliviar el dolor y hacer salir la leche retenida, así que lo tumbó y ella fue rotando hasta encontrar la postura en que la barbilla de su hijo extraía del punto de mayor molestia.

Su bebé, junto con masaje en el pecho y la extracción de leche frecuente, además de irse hidratando y descansar, fue lo que le ayudó a salir poco a poco de lo que tildó como “un momento nada inspirador de la lactancia capturado en cámara, pero que fue real y me salvó”.

Entonces, ¿la lactancia no es tan bonita como la pintan?

Bien, depende. Aunque en todo lo relacionado con los bebés y su crianza, son muchas las cosas que no son tan bonitas como las pintan, porque los bebés son dependientes, muy dependientes, y requieren de una madre y un padre que estén ahí con él, cediendo horas de descanso y sueño para intentar que el bebé sí las tenga.

Madres y padres que luego, cuando se acaba la baja, tienen que volver a sus respectivos puestos de trabajo a dar el callo cada día, como si no hubieran tenido un bebé, cuando resulta que sigue siendo casi tan dependiente como el primer día.

Así que la lactancia no es idílica (o a veces no lo es, porque muchas mujeres dicen que sí), y menos si no tienes a quien te ayude en caso de tener problemas (esta mujer al menos supo qué tenía que hacer para solventar la infección).

Pero tampoco se puede decir que alimentar a un bebé con biberón sí lo sea, porque hay niños que no toleran bien las proteínas de la leche de fórmula y hay que andar de pediatras y médicos cambiando leches por si son cólicos o malas digestiones, o directamente probando con hidrolizada por si es alergia.

Y tampoco es idílico el porteo porque a muchas les deja la espalda destrozada, ni lo es el cochecito porque muchos lloran como poseídos… y así, porque ser padres es más o menos esto: bailar al son de tu bebé que es el que mejor sabe en cada momento lo que necesita para desarrollarse correctamente.

Lo digo por si en El País quieren ir mencionando también estos “no idílicos” procesos de tener un bebé. Ya que han empezado con la lactancia materna, ahora pueden seguir con la leche de fórmula, luego con el porteo, luego con los cochecitos, con la alimentación complementaria, que lleva de cabeza a muchos padres, y hasta pueden hacer un especial de padres (papás), que muchos se piensan que su vida va a ser una pasada de divertida al ser padres y se encuentran con que ese bebé que acaban de tener requiere de mucha más dedicación de la que imaginaban, y algunos se borran y todo de la paternidad, exigiendo a las parejas que “lo dejen llorar un poco para que no les tome el pelo y no los necesite tanto”.

Beneficios que tiene el aceite de coco para los bebés

Aunque no lo parezca el aceite de coco es muy útil, este sirve para muchas cosas, mas que nada para los bebés. Cómo madre te quiero contar cuales son los beneficios que tiene para que así puedas disfrutar de todas sus propiedades y mantengas a tu hijo siempre relajado y feliz.

Muchas personas no lo creen, pero lo cierto es que los aceites y esencias naturales son buenos aliados para nuestra salud. El tema es que no mucha gente sabe de esto y es justamente por ello que te quiero ayudar, te contaré cuales son los beneficios del aceite de coco y como es que lo puedes utilizar.

Beneficios del aceite de coco
El coco es una fruta muy popular, pero además de ello esta se utiliza para hacer el “aceite de coco” el cual tiene propiedades que son antiinflamatorias, antioxidantes y antibacteriana, todo lo que a un bebé le hace falta.

1-El aceite de coco humecta la piel de tu bebé, debes aplicarlo de forma constante, haciendo masajes que sean relajantes y después del baño.

2-Sabías que en muchas ocasiones los bebés pueden presentar aftas durante la lactancia y para solucionarlo lo mejor es poner un poco de aceite en el pezón y areola. Estas ayudan a calmar las molestias que generan en el niño.

3-En el caso de que el bebé empiece a mostrar brotes o marcas de acné, con el aceite de coco podrás quitarlas, ayudaras a sanarlas y así evitar cicatrices. También calman las molestias.

4-Si se resfría, lo que puedes hacer es darle un masaje en el pecho con aceite de coco, así lograras eliminar el malestar y además lo ayudas a relajarse.

5-El aceite de coco tiene propiedades antibacterianas y beneficios para la piel, por lo tanto, puedes usarlo para limpiar al niño en el caso de que sea alérgico al jabón.

6-También cuenta con propiedades antinflamatorias, pues el aceite de coco es capaz de reducir las molestias que producen los piquetes de insectos, como los mosquitos que son los más regulares.

7-Esas grietas que se forman en los labios aparecen por la resequedad, para poder evitarlas lo que puedes hacer es humectar los labios con aceite de coco.

8-Puedes fortalecer y también humectar el cabello del niño, esto lo consigues colocando un poco de aceite luego de cada baño.

9-Es capaz de reducir la dermatitis del pañal, todo esto aplicando un masaje muy suave con el aceite en la zona que se encuentra afectada.

10-La costra láctea aparece en prácticamente todos los bebés cuando son pequeños, la mejor forma de combatirla es realizando masajes con aceite de coco en la cabeza.