5 formas de sobrellevar el cansancio en el embarazo

Uno de los primeros signos del embarazo es el cansancio generalizado y las ganas de dormir a todas horas. Incluso hay mujeres que sospechan que han quedado embarazadas antes de confirmarlo porque sienten fatiga y sueño excesivos. Este cansancio se hace más evidente durante el primer trimestre, cuando el cuerpo comienza a funcionar a toda marcha para dar lugar a una nueva vida.

El organismo produce más sangre para enviarle nutrientes al bebé, haciendo que el corazón y los órganos involucrados trabajen más de lo habitual. Al comienzo del embarazo se forma la placenta y el bebé experimenta la etapa inicial de su desarrollo en la que se forman los órganos principales y ello requiere de energía.

Las hormonas, como no, también juegan un papel fundamental. Se cree que la somnolencia es producida por el incremento en el nivel de progesterona, que trabaja activamente durante las primeras semanas preparando el útero para la implantación del óvulo que ha sido fecundado.

Si a eso sumamos las náuseas, eventualmente los vómitos y el estrés emocional que se vive durante los primeros meses, es normal que el cuerpo pida más descanso para recuperar fuerzas. Ni hablar si nos toca en verano cuando se añade la baja de presión causada por el calor.

Es entendible sentirse cansada y con sueño durante gran parte del día, por eso debes dejar de lado las culpas y atender el reclamo de tu cuerpo dándole el reposo extra que necesita. El mejor remedio para este trastorno es el descanso.

Claro, cuando trabajas no es tan fácil. También hay una gran diferencia cuando se trata del primer hijo o de los siguientes, ya que en este último caso tenemos a un niño (dos, tres o cuatro) a quien cuidar, por lo que el descanso es relativo.

Cómo sobrellevar el cansancio

Descansa siempre que puedas: encuentra huecos a lo largo del día para relajarte un rato, o si es posible, mejor aún, dormir siestas. Después de comer, por la tarde o antes de la cena. Cualquier momento es bueno aunque las siestas sean cortas.

Duerme más horas por la noche: acuéstate más temprano de lo habitual y si puedes levántate un poquito más tarde. Si no puedes hacerlo durante la semana, aprovecha el fin de semana para recuperar fuerzas.

• Si no es tu primer hijo, pide ayuda a tu pareja, familiares y amigos que puedan cuidar a el/los niños mientras tú descansas un rato.

• La alimentación sana es muy importante para recuperar energía. El aporte de energía extra que se necesita ingerir durante el embarazo es de apenas 250-300 calorías, por lo cual lo importante es tomar alimentos ricos en nutrientes y vitaminas como ácido fólico, hierro, calcio y yodo, pero no en grasas.

Es decir, los alimentos que alimenten, no los que llenen. Una dieta que aporte vitalidad debe ser a base de verduras, frutas, cereales, lácteos y legumbres. Además, bebe líquidos durante todo el día para mantenerte constantemente hidratada.

El ejercicio también es fundamental. Aunque pueda pensarse que la actividad física pudiese causar más cansancio, al contrario. El ejercicio moderado contribuye a elevar el nivel de energía. Una caminata diaria de media hora o cualquier actividad que no suponga un sobreesfuerzo, es recomendable tanto para el beneficio físico como mental.

Mamitas embarazadas tan solo faltan 2 días para el eclipse lunar

Un eclipse lunar total ocurrirá el 31 de enero del 2018, siendo el primero de los dos eclipses​ lunares totales de 2018, el siguiente eclipse total ocurrirá el 27 de julio de 2018.

Las mujeres embarazadas preocupadas ¿Puede un eclipse afectar el embarazo?

Solo faltan dos días para que esto ocurra y ya tengo el buzón con más de mil mensajes de mamitas embarazadas que están preocupadas.

Seguramente habrás oído hablar sobre las cosas que no puedes hacer durante el embarazo porque podría afectarlo. Las personas del tiempo más antiguo recurría a explicaciones un poco “mágicas” por así decirlo.

Estas antiguas creencias o mitos forman parte de nuestra creencias cultural, pero a veces le producen angustias a las embarazadas innecesariamente, por eso es importante que sepa que esto es solo un mito totalmente “FALSO” y no tiene ninguna base científica.

Hay muchísimos mitos “FALSOS” alrededor del embarazo, los cuales pueden ser muy antiguos o modernos; unos de los mitos más comunes es el de los eclipses, desde la época de los aztecas se consideraban que los efectos de los eclipses en el embarazo causaban daños a los bebés, pero como dije antes, no es cierto.

Una de las creencias aztecas es que los eclipses sucedían porque el sol mordía a la luna o viceversa, por lo que si una mujer embarazada se exponía durante este fenómeno, posiblemente su bebé naciera con algún defecto o malformación, pero como dijimos más arriba, esto es TOTALMENTE antiguo y no es cierto.

Los mitos “FALSOS” más escuchados
En la antigüedad se creía que si durante el embarazo mirabas un eclipse, el bebé iba a nacer con el labio partido.

Los aztecas creían que un eclipse era un mordisco en la cara de la luna. Si una mujer embarazada lo miraba, le ocurriría lo mismo a su bebé. Según la tradición, para protegerse hay que llevar algo metálico, como por ejemplo un imperdible en la pataleta, un seguro o una llave, también decían de usar alguna prenda de color rojo.

Aunque es solo un mito “FALSO”, lo cierto es que el labio leporino se produce por una mezcla de factores genéticos (esto no tiene que ver nada con los eclipses) ni con los planetas. Sin embargo, seguro vas a escuchar a tu abuelita, a tu mamá o a tu tía hablar sobre esto, y es “normal” que sientas miedo y no quieras arriesgarte a salir al exterior durante un eclipse!

Nota importante:
¿Afectan los eclipses en el embarazo? No, ningún estudio ha demostrado que los eclipses afectan el embarazo ni a los bebés en gestación, esto es solo otro mito “FALSO” o creencia muy antigua. Así que no te preocupes por lo que digan las personas, esto no puede afectar a tu bebé.
Y tu crees en esto? Cuéntanos tus experiencias.

Calendario lunar para saber el sexo del bebé

¿Es cierto que la luna puede influir en el sexo del bebé y en el momento del parto? El calendario lunar del embarazo es uno de los calendarios del embarazo más populares y varía según las sociedades y culturas.

Nace de una antigua creencia que afirma que las probabilidades de dar a luz aumentan de acuerdo a los cambios de la fase lunar. Otra leyenda asegura que la luna puede determinar si nuestro bebé será niño o niña.

Seguro que has escuchado alguna vez que la luna influye en las embarazadas al mismo tiempo que puede afectar a las mareas y a nuestro planeta. En el calendario lunar del embarazo podrás consultar las fases de la luna (luna llena, luna nueva, luna creciente y luna menguante) y averiguar tú misma si el embarazo está o no relacionado con sus ciclos. ¿Mito o realidad?

El sexo del bebé y las fases de la luna
Una antigua creencia hindú relaciona los cambios en la luna en el ciclo menstrual de la mujer y en la elección del sexo del bebé, de acuerdo al momento de la concepción y la fase lunar que hay en ese instante. Según esta convicción, la influencia de la luna en el sexo del bebé podría ser la siguiente:

Si la ovulación se produce en las noches de luna llena, sería más probable concebir una niña.

Si la ovulación se produce en las noches de luna nueva, sería más probable concebir un niño.

En las fases de luna menguante o creciente (conocidas también como “fases de transición”), la relación entre las fases de la luna y el sexo del bebé sería menos cierta: existe una tendencia a concebir niñas cuando la ovulación se produce con luna creciente y niños durante la luna menguante

¿Cómo influye la luna en la fecha de parto?
Muchas embarazadas tienen en cuenta las fases de la luna a la hora de calcular la fecha de parto. De hecho, se dice que antiguamente los periodos menstruales de las mujeres en edad fértil coincidían exactamente con el ciclo lunar: la ovulación tenía lugar el día de luna llena mientras que la menstruación se daba con luna nueva. Por este motivo, los partos sucedían en la mayoría de los casos con la luna llena.

Como curiosidad, te explicamos cómo influye la luna en la fecha de parto a continuación. Puedes consultarlo para comprobar si esta creencia se cumple en tu caso:

Luna llena: ocurren más nacimientos.
Luna nueva: los partos suelen ser más fáciles y rápidos.
Luna creciente: las fases del trabajo de parto son normales y la madre puede controlarlo mejor.
Luna menguante: suelen producirse pocos partos y son, en general, muy costosos.

Recuerda que esta idea no tiene base ninguna base científica.

Por qué tu bebé se mueve más por la noche durante el embarazo

Sentir los movimientos de tu bebé es, sin duda, una de las sensaciones más placenteras que recibe la mamá; una especie de confirmación cotidiana de que hay vida dentro de su vientre, una vida que depende de ella. Cuando se mueve, el bebé se comunica con su mamá, y es su forma de estar en contacto con ella.

Sentir las pataditas del bebé o cómo gira dentro de la panza es para toda mamá un modo de tomar conciencia de su maternidad, sin esa “señal” tal vez sería más difícil iniciar el vínculo de afecto que seguirá creciendo con los meses y será necesario en el momento de conocer al hijo cara a cara.

“Siento como burbujas en la panza”
La mayoría de las mujeres embarazadas siente a su bebé por primera vez entre las semanas 16 y la 22. Los movimientos iniciales pueden pasar inadvertidos para la mamá primeriza, porque se parecen a un burbujeo o cosquilleo en el interior, y no se trata de las famosas “pataditas” tan comentadas, que tardarán más en hacerse notar.

Si la mamá ya ha tenido otro embarazo, tal vez pueda reconocer los movimientos de inmediato, no sólo por su experiencia anterior, sino también porque el útero se encuentra en situación de admitir más fácilmente esas distensiones provocadas por el bebé que se mueve.

Si hay sobrepeso, sentir el movimiento se dificulta; y si el bebé es muy pequeño, esta experiencia puede demorarse también. Sin embargo, habrá que tener presente que lo más común es que llegada la semana 26 de gestación, la mamá debería haber percibido alguna manifestación de movimiento. Pasada la semana 30, es raro que pase un día sin que se perciba al bebé moverse, lo cual puede ser un dato importante sobre el estado de salud del bebé.

Lo que empieza a sentirse como una caricia, aleteo de mariposa o burbujas en la panza irá cobrando fuerza para hacerse sentir también con más frecuencia. Cerca del sexto mes los movimientos del bebé son constantes: patea, se estira, golpea. También es cierto que hay días en que se siente mejor la actividad por parte del bebé, algo que también depende de los momentos del día.

Como cualquier otro niño y adulto, éste tiene momentos de sueño y vigilia, y la mamá irá sabiendo distinguirlos. Por ejemplo, cuando ella se relaja o recuesta (sobre todo del lado izquierdo), es más común que el bebé se haga notar. Esto no quiere decir que no se mueva cuando la mamá está en actividad; sino que es ella quien está más atenta para percibirlo. Si se comen dulces (gaseosas o chocolates), podrá sentirse al bebé casi dando pequeños saltitos.

Por eso, para las ecografías y monitoreos, ingerir dulces unos veinte minutos antes es un buen recurso que los médicos suelen sugerir para ver al bebé en plena actividad. Al final del embarazo el bebé por lo general no es tan activo, ya que el espacio en el útero no da tanto lugar para que se mueva libremente y la cantidad de líquido amniótico disminuye.

De todas maneras, las mamás deben estar atentas a cualquier señal de movimiento, ya que este es siempre indicio de buena salud del bebé. Por eso, si hacia el final del embarazo pasan más de dos horas sin sentirlo, habrá que comunicarse con el médico para decidir cómo comprobar que todo está bien.

¿Por qué se mueve más durante la noche?
Según la asociación Americana del embarazo: Probablemente durante el día tus movimientos estén arrullando al feto, induciendo un sueño placido. También, por la noche, cuando por fin te sientes relajada, puede ser que sientas mejor como se mueve tu bebé (al estar tranquila, sientes que su actividad es mucho mayor y sus movimientos más fuertes).

También es importante saber que las hormonas maternas también influyen en la actividad del pequeño ser que crece dentro de ti.

Los alimentos que ingieres antes de acostarte pueden alertar a tu bebé. Un aumento en el azúcar podría darle a tu pequeño una dosis de energía, aparte de que los sabores entran en el líquido amniótico, dándole un estímulo extra.

El cortisol o la adrenalina alertan a tu bebé, sin importar que hora del día sea. Según las emociones que sientas tú, puede ser que tu bebé esté más quieto o inquieto de lo normal. Esto puede influir si te encuentras preocupada, estresada, feliz, triste etc (tus emociones también influyen en tu bebé).

El manual completo de lo que deberías tener cuando nazca tu bebé

Todas esperamos con ansias el día en que nazca nuestro bebé y podamos traerlo a casa. Queremos que sea un momento especial e inolvidable, pero para ello debemos tener ciertas cosas listas y que todo esté limpio y organizado.

A continuación, te damos algunos consejos para lograrlo de manera eficaz:

1. Limpieza: Hacer una limpieza profunda de la casa antes de traer al bebé es una súper idea. Desinfecta los gabinetes de la cocina y los baños, y aspira las alfombras. Esto ayudará a que tu pequeño respire aire limpio y no desarrolle problemas de alergias.

2. Y en el cuarto, ¿Qué muebles necesitas?:
Es súper emocionante y divertido decorar la nueva habitación de tu bebé, pero cuida que su cuna sea “lo más sencilla posible”. Los artículos adicionales como mantas, almohadas y juguetes no son recomendados, ya que pueden imposibilitar la respiración de bebé mientras duerme.

Lo que sí necesitas es:
Cuna que tenga barrotes laterales fijos con un espacio de no más de 6 cm entre ellos.
Colchón firme
Sábana de cuna ajustada

Actualmente puedes encontrar cunas colechos, que son súper prácticas para que tu bebé duerma junto a ti en un lugar seguro, y tú no mueras de miedo de aplastarlo a media noche. También necesitarás un cambiador y una bañerita. Hay bañeras altas y con rueditas, que son muy prácticas y tu espalda la agradecerá.

3. Ropa:
Ten listas un par de camisetitas y pijamas limpias para cuando llegue a casa. Lávalas con detergente hipoalergénico y guárdalas por tamaño en su armario.
No es necesario comprar mucha ropa de recién nacido. Tu pequeño crecerá más rápido de lo que crees. Esto es lo que sí necesitás:

● 6 a 8 camisas pañaleras, una mezcla de manga corta y larga
● 6 pijamitas
● 1 o 2 mantitas livianas

4. ¿Qué cosas debe de tener el botiquín de medicinas del bebé?

● Termómetro digital, rectal o para debajo del brazo, pues “un termómetro de oído o frente no es preciso en bebés menores de 12 meses”, dice Danelle Fisher, pediatra del Providence Saint John’s Health Center.

● Gotas nasales de solución salina
● Bulbo nasal para sacar moquitos
● Tijeras de uñas para bebés con seguro

● Paracetamol infantil: Los bebés menores de 6 meses no deben tomar la mayoría de medicamentos de venta libre que encuentras en la farmacia. Si tu recién nacido tiene fiebre o está enfermo, siempre debes llamar al doctor.
● Humidificador: Este es un aparato de gran ayuda para los bebés, pues al hacer más húmedo el aire ayuda a despejar las pequeñas naricitas tapadas.

5. ¿Y en la parte de la alimentación?
● Botellas (plástico libre de BPA) con tapas ajustadas
● Esterilizador de botella
● Pezoneras
● Cepillo para lavar botellas
● Pañitos repetidores
● Cojín para amamantar
● Extractor de leche
● Bolsas para almacenar la leche

6. Accesorios
Los recién nacidos están hechos para abrazarse, pero créeme, necesitarás tener las manos libres en algún momento. Por ello te sugerimos:

● Fular, rebozo o “baby carrier”
● Mecedora
● Carriola: Hay muchas opciones en el mercado, elige la que mejor te acomode
● Chupones: Si decides usarlo para calmar a tu recién nacido, elije un modelo de una sola pieza; los chupones de dos piezas pueden ser peligrosos .

7. Productos de baño:Ten un kit preparado: toallitas húmedas, crema para rozaduras, shampoo y jabón corporal y una toalla.

8. Cuidado de la mamá
Brasieres para la lactancia. Compra brasieres de puro algodón sin varillas para que estés más cómoda.

Almohadillas protectoras de escurrimientos para el brasier. Coloca estas almohadillas en las copas de tu brasier para mantener tus camisas secas

Toallas higiénicas y toallitas diarias protectoras. Necesitarás un par de cajas hasta que terminen los sangrados postnatales
Bolsitas de hielo o compresas heladas. Si hay desgarro en la zona genital, te ayudarán a recuperarte reduciendo la inflamación y adormeciendo el dolor.

Multivitamínico Materno: Es importante continuar con el consumo de tu multivitamínico durante todo el periodo de lactancia ya que complementará tu alimentación proporcionando todos los nutrientes que necesitas para ofrecer la mejor calidad de leche materna a tu pequeño

Una opción es el multivitamínico Materna de Nestlé® el cual tiene más de 22 vitaminas y minerales
¿ Qué no vale la pena?

● Calentadores de toallitas húmedas o de botellas.
● Zapatos. Tu bebé no debe usar zapatos los primeros meses, así que ahorra tu dinero.
● Ipad y apps para entretener a tu bebé. Los expertos aconsejan no exponer a pantallas a tu bebé hasta que tenga al menos dos años de edad.

Recuerda que los bebés no deben ser tan costosos; lo más importante es que recibas a tu peque con mucho amor y cariño. El hogar debe ser un ambiente de paz y tranquilidad tanto para la madre como para los hijos.

Así que no esperes más ¡Manos a la obra!

Fuente: http://www.naranxadul.com/naran-xadul/el-manual-completo-de-lo-que-deberias-tener-cuando-nazca-tu-bebe

Sigue explorando el blog de http://naranxadul.com y podrás encontrar muchos artículos de tu interés.

Temblores en el cuerpo después del parto, algo de lo que nadie nunca te habla

El puerperio o postparto es una etapa especialmente sensible para la madre reciente, en la que experimenta numerosos cambios físicos y emocionales. Hay algunas verdades incómodas en este periodo, pero hay una que sucede inmediatamente** tras dar a luz** de la que nadie te avisa, o al menos a mí nadie me avisó y lo pasé realmente mal.

La agitación, los escalofríos, chasquear los dientes y los temblores incontrolables son bastante frecuentes después del parto, y pueden ocurrir ya sea tras una cesárea o un parto vaginal, y aunque es molesto, no supone ningún riesgo para la madre y se pasan solos a las pocas horas.

¿A qué se deben los temblores en el parto?
No se debe a una causa, sino a una conjunción de factores que se dan al momento de dar a luz:

Disminución del flujo sanguíneo a nivel periférico producida durante el parto, que provoca palidez y frío y que trata de compensarse con temblor.

Cambios hormonales: la mujer experimenta una revolución hormonal en el parto, incluyendo las hormonas suprarrenales, que pueden ser las responsables de los temblores después del parto.

Anestesia epidural: la anestesia produce una bajada de tensión arterial o hipotensión, que también se compensa con temblores. En mi caso, estoy segura que esta ha sido la causa de que temblara como una hoja tras mi segundo parto, ya que en el tercero pedí que la dosis de anestesia fuese más leve y no sentí temblores.

Líquidos intravenosos: los líquidos que se administran por vía intravenosa están más fríos que la temperatura corporal, por lo que puede hacer sentir frío y temblores.

Microembolismos de líquido amniótico: pequeñas cantidades de líquido amniótico pueden filtrarse en el torrente sanguíneo durante la cirugía y causar escalofríos o temblores.

Los temblores pueden ir acompañados de ardor, calambres, dolor y palidez cutánea, pero son fenómenos variables de una mujer a otra y que pueden durar minutos o hasta un par de horas después del parto.

Es un síntoma perfectamente esperable, pero del que probablemente nadie te avise. Si te sucede, es bueno saber de antemano que es algo normal, así que intenta relajarte, respirar y que esta molestia pasajera no te impida disfrutar de tu bebé durante su primera hora de vida.

7 Cosas que las mamitas embarazadas hacen en “SECRETO”

Estar embarazada es maravilloso! No importa que se trate del primer, segundo o tercer embarazo. Durante esta etapa siempre te vas a sentir ansiosa, nerviosa y con algunas dudas. Sabes que en 9 meses tendrás a ese pequeñito en tus brazos que cambiará tu vida para siempre.

El embarazo trae consigo algunas situaciones que te hacen cambiar por completo. Por ejemplo si antes comías comida chatarra, ahora que estas embarazada tratas de reemplazar esa comida por otras más saludables. Si antes no hacías ejercicios, ahora tratas de hacer por lo 20 minutos de caminatas diarias y así sucesivamente. Y todo es pensando en ese bebé que llevas dentro, para que todo pueda salir bien.

Hoy quiero compartir contigo algunas cosas “inofensivas” que las mujeres hacemos en secreto durante esta bella etapa. ¡Estas cosas nos hacen dejar la vergüenza a un lado! La mayoría de estas cosas la hice durante mis dos embarazos, quizás ustedes se sientan identificadas con algunas de estas situaciones también, y te puedo asegurar que no somos ni las primeras, pero tampoco las últimas.

1- Comer a escondidas: jajaja muchos pensarán ¡Pero que hambrienta!. Debo confesarlo, cuando compraba algo lo entraba en mi cartera antes de llegar a casa, me encerraba en mi habitación a comer yo sola, simplemente para no tener que compartir con nadie. ¡Por favor díganme que no soy la única! jajajaja

2- Después del segundo trimestre la depilación es cosa del pasado: Las mujeres embarazadas suelen “olvidarse” de depilarse. Y es que se hace tan difícil después que la pancita ha crecido, que agacharse para hacerlo o colocarse los zapatos es todo un reto. Por más incomodos que sean estos vellos, lo dejamos crecer hasta que se acerque la fecha del parto.

3- Usar google y YouTube sin parar: Las dudas durante el embarazo nunca terminan! Así que la pasamos en google y YouTube buscando información y viendo videos sobre partos, como respirar y como soportar las contracciones. Y a pesar de esto no dejamos de sentir miedo cada vez que se acerca la fecha de parto.

4- Sentirse decepcionada con el sexo del bebé: Con mi primer embarazo estaba feliz al saber el sexo de mi bebé “pues era el primero”. Pero con mi segundo embarazo quería tener una niña (pues ya tenía un varón). Cuando me dijeron que mi segundo hijo sería niño nuevamente (por dentro me sentí triste y decepcionada), y tenía que fingir que estaba feliz delante de los demás. Me sentía una mala madre al pensar así, y le pedía perdón a mi bebé y le decía que lo amaba. Después de tener a mi hijo en brazos puedo decirles que no hay bendición más grande, y que nunca lo cambiaría por una niña. Es un niño alegre, amoroso, tierno y no cambiaría esos besos y abrazos por nada del mundo.

5- Sacar la ropa del bebé una y otra vez para verla: Desde que sabemos el sexo del bebé empezamos con los preparativos. Compramos ropas, calcetines, baberos, gorritos pañales etc. Desde ese momento comenzamos a lavarlas, plancharlas y organizarlas en su lugar. Pero todos los días las sacamos para verlas y nos imaginamos a nuestro bebé con esa cosita tan chiquita puesta. ¡Yo esperaba que mi pareja se fuera al trabajo para verlas! Y es que solo las embarazadas entendemos está sensación.

6- Mirarnos al espejo para ver como ha crecido nuestra pancita: El embarazo es la única etapa en donde nos sentimos felices por que la barriga ha crecido. Antes o después de tomar una ducha, nos paramos frente al espejo a ver nuestra pancita. ¡Estamos más hermosas que nunca!

7- Levantarte por las noches a comer: ¡Pues ni modo! Mi cuerpo lo pide y el bebé lo necesita! Para que nadie se de cuenta, nos paramos muy despacito de la cama y no dejamos huellas durante la madrugada para que nadie se de cuenta. Cuando el hambre ataca no hay cadenas que nos detengan. Pero debemos tener mucho cuidado, ya que ganar mucho peso durante el embarazo puede subir la presión arterial o podría provocar diabetes gestacional. Y tú ¿Te identificas con algunas de estas?

Mira el desarrollo de un bebé en el útero desde la fecundación hasta el nacimiento (fotos)

El embarazo es una de las etapas más lindas de la vida, tan solo por el hecho de que dentro de una linda pancita se crea la vida, crece un pequeño o pequeña. El misterio del desarrollo de un bebé ha comenzado a revelarse gracias a la ciencia, pero además, estas imágenes nos muestran que es sin duda un hermoso milagro. ¡No te las pierdas!

El famoso fotógrafo sueco Lennart Nilsson dedicó 12 años de su vida a fotografiar óvulos, espermatozoides, embriones y fetos usando un endoscopio. Estas impresionantes imágenes nos muestran el proceso de gestación humano, desde la fecundación hasta poco antes de nacer. Fueron publicadas en el libro “Ett barn blir till” (Ha nacido un niño), o en inglés: A Child is Born.

imagenes_fecundacion3Espermatozoide en las trompas de falopio.

tubos_de_falopioLas trompas de falopio.

imagenes_fecundacionSe inicia la fecundación en el óvulo.imagenes_fecundacion2A los 8 días el embrión recién formado se adhiere a las paredes del útero.imagenes_embrionEl embrión comienza a desarrollar el cerebro y el corazón. A las 5 semanas ya puede distinguirse dónde estarán sus ojos, su nariz y su boca.

imagenes_feto_en_utero2

A los 40 días desde la fecundación, las células embrionarias dan origen a la placenta, un órgano que conecta al embrión con la pared del útero para aportarle nutrientes y eliminar residuos. A las 8 semanas el embrión está protegido por una bolsa fetal. A las 10 semanas sus ojos están semi cerrados. A las 16 semanas el feto usa sus manos para investigar su propio cuerpo y el medio que lo rodea.

imagenes_feto_en_utero3

Su esqueleto está formado por cartílagos muy flexibles. Se pueden observar las venas y arterias a través de delgada piel. A las 18 semanas el feto ya mide aprox. 14 centímetros. Ya puede escuchar sonidos del exterior. A las 20 semanas ya mide unos 20 centímetros y un vello corporal muy fino (conocido como Lanugo), cubre toda su piel para protegerla.

imagenes_feto_en_utero4

A los 6 meses el futuro bebé comienza a prepararse para abandonar el útero y se coloca con la cabeza hacia abajo para facilitar la salida. Con 36 semanas ya está a punto de nacer… solo le faltan 4 semanas más! El Lanugo desaparecerá de su piel antes de nacer.

Si te ha gustado, ¡compártelo!

¡Embarazada! 6 Cosas que NO debes hacer por nada del mundo

Cuando estamos por recibir el más grande milagro de vida, es mejor ser muy vigilantes de nuestra salud, aquí debes conocer las cosas que por nada del mundo debes hacer.

El embarazo es la etapa más hermosa que pueda experimentar una mujer. Es la creación de un ser vivo que llegará a iluminar tu vida ofreciendo alegrías, risas, experiencias y un sinfín de emociones y sentimientos. Por ello, es fundamental el cuidado físico y emocional durante todo el proceso.

Sin embargo, la realidad es que por más que se desee cuidar de manera especial esta etapa, algunas veces, por ignorancia o falta de conocimiento, las futuras madres comenten errores que pueden poner en riesgo su vida y la del futuro bebé.

En la medida de lo posible, es importante que antes de pensar realizar cualquier tipo de actividad, comer algún alimento o hacer algo que creas que puede arriesgar la vida de tu bebé, consultes a un especialista.

Por lo pronto aquí te dejo una lista de acciones que debes evitar en todo tu embarazo.

1. Mala alimentación
Uno de los fenómenos más comunes del comienzo del embarazo, es el temor de la mala alimentación. Los especialistas siempre te recordarán que debes cuidar tu peso y alimentarte sanamente para que el futuro bebé y tú no sufran complicaciones.

Si crees que debes comer por dos, estás en un error. Durante el embarazo, lo normal es subir de 9 a 12 kilos, de lo contrario estarás perjudicando gravemente tu salud y la del bebé.

Por ejemplo, el bebé podría desarrollar muchas enfermedades como: obesidad, osteoporosis y diabetes. Además, puede tener problemas neurológicos y cardiovasculares entre otros. Tú podrías sufrir de hipertensión, diabetes gestacional, preeclampsia, hemorragias o problemas cardiovasculares y de circulación, etcétera.

Vigila constantemente los alimentos que consumes e investiga al respecto; por ejemplo el comer pescados grandes como: el tiburón o el pez espada, ya que estos pueden son perjudiciales por la gran cantidad de mercurio que almacenan. También la soya, alfalfa o rábano pueden estar contaminados con bacterias acusando enfermedades graves. Lava bien las verduras y frutas, nunca las consumas sin desinfectarlas.

2. Realizar ejercicio de alto impacto
Es fundamental cuidar tu salud física con ejercicios de bajo impacto como: caminar, yoga, nadar o Pilates. Nunca realices ejercicios donde tengas que saltar, correr, subir, bajar o cargar cosas pesadas; afectas al bebé y podrás tener un parto prematuro, generando malformaciones fetales o retraso en el crecimiento intrauterino.

3. Radiografías o rayos X
Existen muchos accidentes qué si no te cuidas podrás sufrir. Algunas mujeres embarazadas desconocen que las radiografías pueden afectar gravemente al bebé debido a las radiaciones de alto voltaje, las cuales perjudican el desarrollo del feto por completo.

4. Exponerse a altas temperaturas
Es importante que procures no exponerte a baños muy calientes o ir al sauna, debido a que las altas temperatura provocan mareos y desmayos que obviamente afectan al bebé. Además, es complicado respirar en estos baños o saunas, lo que impedirá que el bebé tenga el oxígeno suficiente para desarrollarse sanamente.

Evita que tu temperatura aumente de los 39 grados centígrados, debido a que afecta el sistema nervioso de tu bebé.

5. Evita cualquier vicio
Fumar y tomar alcohol son perjudiciales para el buen desarrollo del bebé. Las mujeres que continúan con sus vicios están más expuestas a tener un aborto, presentar alguna hemorragia vaginal, tener un parto prematuro o un embarazo ectópico. Los bebés nacerán con bajo peso y podrán desarrollar problemas como la Muerte Súbita del

Lactante o con problemas de abstinencia (el bebé necesitará de la droga, legal o ilegal, que ingeriste para calmar su sistema nervioso). Sí tomas alguna bebida con alcohol debes saber que los mimos síntomas lo sentirá tu bebé pero con extremas consecuencias debido a su desarrollo.

6. Bebidas con cafeína
Es delicioso el sabor del café y beber refrescos de soda, sin embargo, el tomarlo en grandes cantidades es malo para el desarrollo de tu bebé; esto altera su sistema nervioso. Procura agua o jugos para disminuir el antojo.

Cuida tu salud física y emocional, procura estar relajada y descansar todo el tiempo que tu cuerpo lo pida. Vive y disfruta al máximo tu embarazo en compañía de tu esposo y de las personas que amas.
Fuente: familias .com

Parto normal sin dolor ¿Es posible? ¿Cómo puedo lograrlo?

Desde que estamos muy pequeñitas soñamos en que algún día nos convertiremos en madre. Es algo natural que corre por nuestras venas, Dios nos dio el don de dar vida y es por eso que nuestro instinto maternal comienza desde muy temprano.

Muchas embarazadas nos cuentan que les temen mucho al parto, que no saben como van a sobrellevar ese momento y es que el dolor del parto es muy doloroso a veces llega a ser traumático para muchas mujeres.

Muchas mujeres dicen que los dolores de parto son el dolor más intenso que alguien pueda sentir.

¿Es posible tener un parto sin dolor?
Según el ginecólogo obstetra Odent, dice que el dolor que se siente en el parto puede disminuir bastante con simplemente dejar de pensar en cuánto nos va a doler y dejamos que nuestro cuerpo se encargue del resto.

El cuerpo de una mujer embarazada esta preparado para esto, el cuerpo sabe lo que debe hacer, es parte del instinto, es por eso que “neutralizar” nuestros pensamientos es lo mejor que podemos hacer.

¿Cómo me preparo para el día del parto? 

Practica la respiración.

Controlar la respiración y las técnicas de relajación son muy importantes para hacer un buen trabajo de parto y sobrellevar las contracciones cuando entres en trabajo de parto.

Deja que tu cuerpo actué y trata de relajarte, la naturaleza es muy sabia, sino fuera así ninguna mujer fuera capaz de dar a luz de forma natural. No bloquees tu mente y aleja de tu cabeza todos los pensamientos negativos, confía en tu instintos y solo piensa que el mejor momento de tu vida está por suceder, “pronto tendrás a tu pequeño milagro en brazos.

No te voy a mentir “las contracciones si duelen”
Tenemos que ser realista, las contracciones duelen, pero mientras más piensas en dolor más fuertes las sentirás, por eso es que se aconseja alejar todos esos pensamiento de la cabeza y pensar que pronto tendremos a nuestro bebé en brazos. Algunas cosas que te ayudarán a disminuir las molestias del parto:

Movimientos: Elige un lugar seguro que te permita moverte y acomodarte en diferentes posiciones.

Toma una ducha: Tomar una ducha con agua tibia cuando sientas las contracciones puede ayudarte a relajarte, igual al bebé.
No te quedes con dudas, pregunta todo lo que quieras al personal médico.
Infórmese: aprende todo sobre el parto, lea. Mientras más conozca del tema, menos sorpresas va a tener.

Concentración: Concentra tu mente en pensamientos positivos y agradables que te permitan relajarte.


Masaje: la madre necesita relajarse durante el parto, por lo tanto un masaje ayudará bastante.

Nota: Cada mujer experimenta el parto de forma diferente, pero tu cuerpo está preparado para esto, solo confía en tu instinto y en tu cuerpo.

Compartimos este artículo contigo gracias a http://inatural24.com sigue explorando el sitio para ver más temas de tu interés…