7 razones científicas por las que no te ‘baja’ y no tienen que ver con un embarazo

Desde el primer día en que aparece el ciclo menstrual, en la mente de muchas mujeres sólo existe una causa por la cual éste puede desaparecer sin previo aviso. Es común que en el imaginario colectivo, la fecundación de un óvulo aparece como el único motivo que provoca la pérdida del periodo menstrual, pero la realidad es que este proceso natural puede ausentarse por causas distintas y poco conocidas por todas las mujeres.

¿Sabes realmente cuáles son los demás factores además del embarazo por los cuáles puedes experimentar la ausencia de tu periodo? Aquí una lista de variables que debes tener en cuenta si tu periodo menstrual desaparece repentinamente (amenorrea) y que nada tienen que ver con la concepción:

Estrés

Los cambios repentinos en el ciclo menstrual pueden obedecer a un estado de estrés permanente, provocando alteraciones en la duración del periodo. Deteniendo definitivamente la menstruación durante meses o bien, contribuyendo directamente a que los primeros días de la menstruación sean más dolorosos.

Pérdida drástica de peso

Un factor que puede desencadenar la amenorrea es un descenso excesivo o súbito en el peso. Las dietas no planificadas intentan disminuir dramáticamente el consumo diario de calorías, algo que puede resultar nocivo para el organismo, deteniendo la producción de hormonas necesarias para poner en marcha el ciclo menstrual.

Obesidad y sobrepeso

De la misma forma, el sobrepeso y la obesidad son factores que pueden influir decisivamente en la ausencia del periodo menstrual. Las mujeres con un índice de masa corporal indicativo de obesidad son más propensas a un aumento drástico de estrógenos, lo que explica la ausencia de la menstruación por periodos de meses.

Demasiado ejercicio

El deporte de alto rendimiento es una actividad que debe realizarse bajo la supervisión de un grupo de especialistas, que aseguren que el cuerpo se encuentra en un estado idóneo para esforzarse al máximo sin consecuencias graves para la salud. De lo contrario, las hormonas responsables de la ovulación pueden sufrir alteraciones que afecten al ciclo menstrual.

La píldora anticonceptiva

De vez en cuando, el periodo menstrual puede verse afectado por anticonceptivos orales. Esto se debe a la manipulación hormonal y a las pastillas que funcionan como placebo. En este caso, la ausencia de la menstruación durante un periodo de vez en cuando es considerado hasta cierto punto normal mientras no existan otros síntomas.

Menopausia

El final del periodo reproductivo de toda mujer llega de la mano de la menopausia, el instante en que las hormonas encargadas de preparar al cuerpo para una posible concepción comienzan a mermar de manera natural y paulatina su producción, hasta que desaparece el ciclo menstrual.

Lactancia materna

La causante de la falta de menstruación es la prolactina

Sin embargo, a pesar de que mucha gente no sabe que esto puede suceder y que es algo normal, la explicación es muy simple y la culpable es la prolactina.

La prolactina es una de las hormonas que intervienen en el ciclo de creación de la leche materna. En el momento en que la placenta es expulsada en el parto los niveles de prolactina empiezan a subir para “fabricar” leche. A medida que pasan los días y a medida que el bebé va succionando los niveles de prolactina van subiendo y se mantienen elevados mientras existe succión. Cuanta más succión, más prolactina se segrega y en consecuencia más leche produce una madre.

Como la naturaleza no es tonta (tiene muchos fallos, pero también muchos aciertos) la prolactina tiene una doble misión: además de proveer al bebé de su tan ansiado líquido blanco que emana de mamá se ocupa de inhibir a nivel cerebral y ovárico la secreción de hormonas relacionadas con la fertilidad.

Esto hace que mientras la prolactina sea alta las probabilidades de ovular sean bajísimas y que muchas mujeres no tengan la regla hasta pasado mucho tiempo de lactancia.

8 Sorprendentes Cosas que seguramente no sabías sobre el clítoris, el “amiguito” de las mujeres

El clítoris es un órgano fascinante, que por suerte cada vez conocemos más. Aún así, sigue habiendo muchas personas que saben poco sobre esta increíble parte de la anatomía femenina. ¿Quieres saber 8 cosas que probablemente no sabías sobre el clítoris?

8 Cosas que no sabías sobre el clítoris

Es extremadamente sensible

July Prokopiv / Shutterstock

El clítoris tiene al menos 8.000 terminaciones nerviosas, a diferencia de las 4.000 que tiene el pene. Esto hace que sea la zona erógena más sensible de la anatomía femenina. Además, sus poderosas sensaciones pueden afectar a otras 15.000 terminaciones nerviosas.

Los hay de diversos tamaños

pathdoc / Shutterstock

El tamaño del clítoris puede variar de forma sustancial. De largo puede tener hasta 3 centímetros, mientras que su circunferencia suele rondar entre lo 0,25 y los 7 centímetros. Sin embargo, su tamaño no influye para nada en el placer y el orgasmo.

No para de crecer

El clítoris crece durante toda la vida de una mujer, por lo que después de la menopausia puede ser hasta 2,5 veces más grande que en la etapa de la adolescencia.

No todo es lo que se ve

{keyword}

El clítoris puede llegar a medir unos 10 centímetros. Lo que ocurre es que solo vemos una tercera parte de él porque el resto se encuentra oculto en el interior del cuerpo de la mujer.

Tiene erecciones

Vladimir Gjorgiev / Shutterstock

No solo los penes tienen erecciones, el clítoris, aunque de forma más sutil, también lo hace. Esto ocurre cuando los bulbos vestibulares se hinchan con sangre durante la excitación. Y a continuación, se acumula la sangre hasta que se libera a través de los espasmos orgásmicos.

Se parece mucho al pene

{keyword}
placerdelsaber

El pene y el clítoris son muy similares entre sí. De hecho, no es hasta las 8 semanas de embarazo cuando el pene empieza a formarse; durante las dos primeras, todos los embriones parecen femeninos. Lo único que cambia es que la forma en la que están organizados.

Todo un misterio

Hasta 1998, los libros solo ilustraban la parte exterior del clítoris. En ese momento, una uróloga australiana, Helen O’Connell, reveló una serie de estudios de resonancia magnética que demostraban que el clítoris es en realidad un órgano complejo, formado por un total de 18 partes.

No importa la edad

CHAjAMP / Shutterstock

A diferencia de los hombres, las respuestas sexuales del clítoris de las mujeres no cambian a medida que envejecen. Las mujeres tienen la capacidad física de ser orgásmicas a cualquier edad.

Con estos datos conocerás mucho mejor el ‘botón’ del placer y podrás disfrutar aún más del sexo. Y tú, ¿cuánto sabías sobre él?