Hábitos de sueño saludables: de 0 a 3 meses

El bienestar de tu hijo no solo es protegerlo de los peligros, amamantarlo, asearlo…, también es condicionarle hábitos de sueño saludables que le garanticen su reposo.

Los hábitos de sueño saludables en un bebé de 0 a 3 meses son esas costumbres que le inculcas a tu recién nacido con el objetivo de garantizar su descanso y recuperación. No implican solamente las horas que el bebé emplea en dormir, sino también los ritos previos y durante el sueño que, desde su nacimiento, le creas.Las horas de sueño del bebé
A pesar de que un bebé duerme, por lo regular, más de 15 horas diarias, su sueño es desordenado y se divide a lo largo de toda una jornada en períodos que van desde la media hora hasta las cuatro horas.

Hay bebés que confunden la noche con el día porque duermen durante las mañanas y pasan las madrugadas, despiertos. Sin embargo, a medida que transcurren las semanas, por lo general, comienzan a ampliar su ciclo de sueño durante el día y a acortarlo por las noches.

Existe la creencia de que hay que cansar al bebé para que pueda agotarse y dormir mejor.

Aunque durante las primeras semanas esto no será necesario pues ellos prácticamente seguirán los mismos patrones que tenían dentro del vientre, a medida que pasan las semanas, sí resulta necesario incrementarle la actividad en horas diurnas para hacer que duerma durante mucho más tiempo.

Si bien es cierto que un bebé de 0 a 3 meses es incapaz de aprender rutinas es importante que, para acostumbrarlo a ellas y educar su sueño, las madres las comiencen desde esta misma etapa.

Hábitos de sueño saludables: de 0 a 3 meses
Para ayudar a tu bebé de 0 a 3 meses a dormir mejor en aquí te proponemos algunos hábitos de sueño saludables que debes fomentarle.

Establece una rutina para dormir

Durante la noche ponle una ropita determinada, cántale una misma canción, apaga la luz y dile “buenas noches”. El bebé no entenderá tus palabras, pero poco a poco irá asociando la frase con irse a dormir.

Por el día puedes ponerlo a escuchar música, acostarlo en una habitación con ventanas abiertas y decirle “es hora de dormir”.

Nunca alteres el horario de sueño
Siempre debes dormir al bebé en las horas acostumbradas. Aunque veas que no tiene sueño si es hora de irse a dormir debes realizar las rutinas que tienes establecidas para ese momento

Duérmelo siempre en el mismo sitio

Si durante el día prefieres acostarlo en un moisés y por las noches en una cuna más amplia, por nada del mundo violes esto. Es importante que el bebé establezca una diferencia entre el sueño del día y el de la nocheEvita dormirlo en tus brazos
A pesar de que resulta sumamente agradable sostener a un niño mientras duerme, este es un hábito poco saludable.

Acuesta al bebé en su cuna, cántale y dale unas suaves nalgaditas, pero sal de la habitación antes de que esté dormido por completo. Enséñalo a dormir toda la noche

No esperes a que el bebé esté muy cansado para dormir
Un bebé con mucho sueño y cansancio puede alterarse y llorar descontroladamente. Esto evitará que logre conciliar el sueño e influirá negativamente en su descanso

Diferencia el día de la noche
Durante el día acuéstalo en una habitación y cuna diferentes y mantén la habitación con algo de luz. No le evites los ruidos matutinos y propios de la cotidianidad.Durante la noche haz todo lo contrario. No enciendas las luces ni hagas ruido. Háblale poco, no le sonrías, ni lo estimules demasiado.

Recuerda que hay cosas que solo se aprenden cuando eres madre. Encontrar y establecer los hábitos de sueño saludables de tu bebé es una de ellas.

¿Cuánto tiempo debo esperar para tener otro bebé?

Desde el punto de vista médico, se aconseja esperar un año entre los embarazos, tiempo necesario para recuperar el cuerpo que se ve modificado por los nueve meses de embarazo y por el postparto.

Ahora bien, después de una cesárea, se aconseja una espera de al menos 18 meses para la búsqueda de un nuevo embarazo. Hasta hace poco tiempo, se consideraba que debían pasar dos años de la cesárea para poder tener chances de un parto vaginal.

Actualmente no sólo se evalúa el tiempo que ha pasado desde la cesárea, sino también otros factores como la causa de la cesárea anterior, condiciones obstétricas adecuadas para un parto vaginal, tamaño del bebé, entre otras.

Pensando en la maduración del bebé, los dos primeros años de vida, representan un tiempo muy importante de vínculo con la madre; al cabo de este tiempo el niño comienza a relacionarse socialmente con otros chicos y genera cierta independencia. Por esto podríamos decir que el tiempo mínimo adecuado para la aparición de un nuevo miembro en la familia es de 24 meses.

Algunos padres prefieren que los hijos se lleven menos diferencia de edad ya que cuando sean más grandes jugarán juntos. En este caso hay que tener en cuenta que se tendrá dos hijos con pañales y el desgaste físico de la mamá es mayor.Otros factores a tener en cuenta serán la edad materna, ya que a partir de los 35 años la probabilidad de quedar embarazada va disminuyendo, la situación económica, quién cuidará de los niños y -a veces lo más difícil que la mamá y el papá estén de acuerdo en cuándo es el momento ideal.

¿Cuándo podrá tomar agua mi bebé?

En qué momento empezar a ofrecer agua al bebé para calmar su sed, qué tipo de agua podemos darle y qué hacer si aún no la quiere son tres dudas muy habituales de los padres en esta edad. Aquí las respuestas.

Antes de los 6 meses, a tu bebé no le hará falta beber agua mientras esté tomando exclusivamente leche, ya que ésta le proporciona la hidratación que precisa. Ofrécesela cuando empieces a darle papillas y purés, pero no te agobies si la rechaza.

Hasta los 6 meses, mejor que tome leche
La Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna en exclusiva hasta los 6 meses. En consecuencia, los asesores del Comité de Lactancia de la Asociación Española de Pediatría aconsejan no dar agua a los bebés alimentados al pecho hasta esa edad, por dos motivos: porque todavía no la necesitan y porque beber agua puede hacer que mamen menos y que disminuyan los nutrientes que toman.

En cuanto a los que se alimentan con leche de fórmula, también tienen cubiertas sus necesidades hídricas con los biberones, aunque estos bebés sí podrían necesitar agua entre las tomas antes de los 6 meses en algunas situaciones: por ejemplo, al suprimir la toma nocturna; o si el niño está con gastroenteritis (vómitos, diarrea, aunque en este caso conviene darle suero); o cuando se encuentra muy acalorado, con fiebre o está en un lugar con la calefacción muy alta (recuerda que en casa conviene mantener la temperatura a 20 ºC y con un buen nivel de humedad).

Qué tipo de agua es mejor para el bebé
• Del grifo. Puedes dársela si tienes garantías de su potabilidad, no está excesivamente fluorada y la canalización es adecuada (no hay tuberías de plomo). Hiérvela un minuto, no más, porque se concentraría demasiado, y déjala enfriar.

• Envasada. El agua mineral natural es la mejor opción y no necesitas hervirla. Asegúrate de que es de mineralización débil (lo indicará en la etiqueta, pondrá “apta para alimentación infantil”). Debe ser baja en sodio (menos de 25 mg/L), en flúor (menos de 1 mg/L) y en nitratos (menos de 50 mg/L). Conviene darle siempre la misma.

Cuándo empezar a ofrecerle agua para beber
Sin embargo, es posible que antes del sexto mes el pediatra, que es quien debe supervisar los cambios en la alimentación de tu hijo, te indique que empieces a darle papillas de cereales sin gluten y, después, purés de frutas y de verduras. Al iniciar esta alimentación semisólida sí conviene que ofrezcas unos sorbitos de agua a tu peque, con vaso o en el biberón, cuando creas que tiene sed.

Eso sí, no demasiada porque podría provocarle dolor de estómago, quitarle el hambre o incluso (aunque es raro), ocasionarle un desajuste en el equilibrio de los electrolitos, al diluirse la concentración de sodio en su organismo.
Y si no la quiere, ¿debo preocuparme?

No, no te preocupes. Realmente aún no la necesita, ya que hasta que cumpla los 12 meses seguirá tomando más de medio litro de leche al día (el 87% de la leche, tanto materna como de fórmula, es agua), en combinación con la alimentación complementaria, que también le proporciona el agua de los zumos de frutas y de los purés de fruta y verdura.

En los siguientes meses ofrécesela por si la quiere (si está estreñido, beber agua le ayudará a paliar este problema). Y si no la acepta, tranquila, hay niños que no empiezan a beber agua hasta que tienen cerca de 1 año, sobre todo los que toman pecho.

Una curiosidad
El bebé alimentado al pecho puede mamar por hambre o por sed. En este último caso, lo hace a deshoras, toma solo un poquito del pecho y lo suelta. Y en el otro pecho, lo mismo. Y es que la leche que sale al principio es más acuosa y ligera y calma más la sed.

6 cosas extrañas que tu cuerpo hará mientras amamanta

A pesar de que muchas mamás tomarán una clase de lactancia materna o leerán un libro sobre la lactancia para prepararse para alimentar a sus nuevos bebés, muchas cosas aún pueden ser impactantes cuando se trata de amamantar y los cambios que experimenta su cuerpo. Aquí hay algunas cosas raras que muchas mamás nunca esperarían que les ocurriera … ¡pero eso es totalmente normal!

Fuga … cuando el bebé de otra persona está llorando. La madre naturaleza no programó nuestros senos para permitir que la leche comenzara a fluir cuando nuestro bebé lloraba de hambre. ¡No, para muchas madres lactantes, los lamentos de cualquier bebé llevarán a la misma reacción!

Esto a veces puede ser un poco embarazoso y es por eso que algunas mamás usarán almohadillas de lactancia para absorber cualquier leche filtrada. Para otros, no es una gran cantidad ni un gran problema.

Deja que tus mamas se hagan cargo. Muchas mamás nuevas tratarán de que su bebé amamante uniformemente en ambos senos, lo cual es una buena idea cuando se está estableciendo la lactancia para un suministro adecuado de leche. Sin embargo, con el tiempo un seno a menudo se adelanta como el que produce más leche en promedio.

Las mamás que bombean exclusivamente o con frecuencia en el trabajo pueden dar fe de esto. No significa que una mujer tenga un seno “defectuoso” o que no pueda producir suficiente leche para su bebé: la mayoría de las mamás ven una diferencia entre sus senos y no tienen ningún problema.

Siente alfileres y agujas cuando tu leche se debilita … o nada en absoluto. El reflejo de bajada de la leche es cuando la leche es expulsada de las células que almacenan la leche. Algunas mamás sentirán hormigueos o una sensación de hormigueo, mientras que otras mamás se sienten mal.

Para las madres que no tienen ninguna sensación, esto puede ser muy aterrador ya que a menudo se preguntan si su bebé está recibiendo leche o si sus senos no están funcionando correctamente. No temas: esto es totalmente normal, y puedes usar otros signos para saber que tu bebé está recibiendo leche, como una buena producción de pañal, leche goteando de su boca y (lo mejor de todo) un bebé feliz, contento y calmado mientras alimentación.

¡Herir! Tu espalda, tus hombros, tus muñecas. Todas las fotos que encuentras en revistas para padres muestran que las mujeres alimentan gloriosamente a sus bebés sin un cuidado en el mundo. El escenario real, sin embargo, es a menudo muy diferente: encorvado en posiciones extrañas, apoyando a su bebé en crecimiento con los brazos desde que dejó su almohada de enfermería quién sabe dónde.

Esto, combinado con las articulaciones de tu cuerpo que es súper flexible gracias a las hormonas de la lactancia, puede afectar tu cuerpo y provocar dolor de espalda, dolor en los hombros e incluso el síndrome del túnel carpiano.

Sin embargo, puede defenderse con un buen apoyo y posicionamiento mientras amamanta y trabaja en su núcleo y estabilidad a través de yoga, Pilates u otros ejercicios.

Sentirte reseca … allá abajo. La lactancia mantiene bajos los niveles de estrógeno en la mujer, y esto puede provocar sequedad vaginal. Esto a veces puede hacer que el sexo sea doloroso o incómodo. Lo que parece ser un problema vergonzoso es realmente muy común, y la buena noticia es que hay ayuda disponible en forma de lubricantes y cremas. Asegúrese de consultar con su médico o partera, y ellos pueden ayudarlo.

 Ya no sentirlos sobrecargados:  Cuando llega la leche de una mujer por primera vez y durante las primeras semanas de la lactancia, puede sentir que incluso una alimentación levemente retrasada produce senos grandes y llenos de sangre.

Sin embargo, después de los primeros meses es totalmente normal que los senos se ajusten a las necesidades del bebé y no se sientan tan llenos. Esto hace que muchas mujeres piensen que están perdiendo su suministro de leche, cuando en realidad solo sus cuerpos actúan de manera totalmente normal y sincronizados con sus bebés. ¿Preocupado todavía? Busque los signos de un bebé bien alimentado mencionado en el número tres, o consulte con su asesor de lactancia.

Temblores en el cuerpo después del parto, algo de lo que nadie nunca te habla

El puerperio o postparto es una etapa especialmente sensible para la madre reciente, en la que experimenta numerosos cambios físicos y emocionales. Hay algunas verdades incómodas en este periodo, pero hay una que sucede inmediatamente** tras dar a luz** de la que nadie te avisa, o al menos a mí nadie me avisó y lo pasé realmente mal.

La agitación, los escalofríos, chasquear los dientes y los temblores incontrolables son bastante frecuentes después del parto, y pueden ocurrir ya sea tras una cesárea o un parto vaginal, y aunque es molesto, no supone ningún riesgo para la madre y se pasan solos a las pocas horas.

¿A qué se deben los temblores en el parto?
No se debe a una causa, sino a una conjunción de factores que se dan al momento de dar a luz:

Disminución del flujo sanguíneo a nivel periférico producida durante el parto, que provoca palidez y frío y que trata de compensarse con temblor.

Cambios hormonales: la mujer experimenta una revolución hormonal en el parto, incluyendo las hormonas suprarrenales, que pueden ser las responsables de los temblores después del parto.

Anestesia epidural: la anestesia produce una bajada de tensión arterial o hipotensión, que también se compensa con temblores. En mi caso, estoy segura que esta ha sido la causa de que temblara como una hoja tras mi segundo parto, ya que en el tercero pedí que la dosis de anestesia fuese más leve y no sentí temblores.

Líquidos intravenosos: los líquidos que se administran por vía intravenosa están más fríos que la temperatura corporal, por lo que puede hacer sentir frío y temblores.

Microembolismos de líquido amniótico: pequeñas cantidades de líquido amniótico pueden filtrarse en el torrente sanguíneo durante la cirugía y causar escalofríos o temblores.

Los temblores pueden ir acompañados de ardor, calambres, dolor y palidez cutánea, pero son fenómenos variables de una mujer a otra y que pueden durar minutos o hasta un par de horas después del parto.

Es un síntoma perfectamente esperable, pero del que probablemente nadie te avise. Si te sucede, es bueno saber de antemano que es algo normal, así que intenta relajarte, respirar y que esta molestia pasajera no te impida disfrutar de tu bebé durante su primera hora de vida.

Tras el parto: si colocas a tu bebé sobre tu abdomen trepará instintivamente hasta tu pecho

El parto no es solo un antes y después para nosotras, para el bebé también lo es pues pasa de la vida intrauterina, que es lo único que conoce a una vida fuera del útero en donde lo único que conoce es el cuerpo de su madre.

Ahora, instantes después del parto el grado de receptividad que tiene el bebé es muy alto. Por lo tanto, si lo colocas en tu abdomen, instintivamente ira hacia el pecho, todo esto guiado por el olor, así es como se alimentará por sí solo. Suena increíble, lo sé y es que yo la verdad no lo creía hasta que vi el vídeo que encontraras más adelante.

Puede hacerlo solo
Lo que hace el bebé en ese momento se lo conoce como breastcrawl o más sencillo gateo hacia el pecho. Pero la verdad es que no es un gateo porque un recién nacido no tiene la capacidad de gatear. Para que esto funcione ambos deben estar desnudos, piel con piel y el bebé tiene que estar colocado boca abajo, obviamente encima de la madre.

Va a empezar un movimiento de rastreo el cual es cuidado por el instinto, se empujará con sus pies y brazos hasta que por fin llega al pezón para poder tomar un poco de la preciada leche materna. Ten en cuenta una cosa, si ya estas por tener a tu bebé, nadie tiene derecho a separarte de tu bebé durante la primera hora luego del parto.

Es más, muchos profesionales dicen que incluso las dos primeras horas son un periodo sensitivo que tiene grandes beneficios tanto para la madre como para el pequeño recién nacido, este es uno de los momentos en donde nada ni nadie debería de separarlos.

Que nadie los moleste
Puede parecer tonto, pero la verdad es que esos minutos, son vitales para que se forme un vinculo especial tanto entre madre e hijo. Cuando el contacto es tan precoz favorece la impronta afecta, pues es un momento para reconocerse, olerse y tocarse.

Mami, el mejor consejo que te puedo dar es que en el momento en que des a luz, si todo está bien pida tener tu privacidad con el niño. Tu familia y seres queridos lo podrán ver en otro momento, que no te quiten esas primeras horas con él porque te aseguro que después lo sufrirás.

Ahora te dejo con el vídeo para que veas como es que los bebés buscan instintivamente el pecho para alimentarse. Es hermoso, la verdad es que cada vez que lo miro me saca una sonrisa. Ver vídeo a continuación

Como hacer una sesión de fotos mes a mes para el bebé

Si  estás leyendo esto, lo más probable es que estés esperando un bebé o que lo hayas tenido hace poco, así que antes de seguir: enhorabuena!!! Has entrado en la etapa más difícil pero más bonita de tu vida. ¡¡ ¿Cómo no vas a retratarlo (a)?!! Aquí van mis humildes consejos para esta ardua labor. No te frustres, sobre todo al principio.
Si quieres un trabajo profesional, busca uno ;)2. Fotografía a tu bebé con la familia. Procura que todos tengan una foto con tu bebé, por separado, por parejas o en grupo, pero que tenga un recuerdo de cuando conoció a su familia y de la cara de felicidad que pusieron. Y si tiene hermanitos o primitos, ¡pues no puedes dejar de retratarlos juntos!

Hermanos

Con la familia3. Inmortaliza los datos de su nacimiento. Haz un recordatorio del día y la hora a la que nació,  cuánto pesó y midió…

Recordatorio de nacimiento4. La importancia de los detalles. Cuando son tan pequeñitos, sus partes del cuerpo son tan adorables! Esos piececitos, sus preciosas y diminutas manos, la piel (pellejos) de los primeros días… inmortaliza todos esos detalles, se van muy rápido.

Antes de que crezcan sus piececitos o sus manos, retrátalos.
Antes de que crezcan sus piececitos o sus manos, retrátalos.

5. Retrata su evolución. Muestra su crecimiento retratando a tu bebé en el mismo sitio o con el mismo objeto cada mes o cada semana, luego puedes realizar un montaje y ver cómo ha ido cambiando.

Captura su evolución6. Regalos u objetos “queridos”. ¿Lleva una ropita que fue tuya o que le ha tejido un familiar con todo el amor del mundo? ¿O un juguete? Pues hazle una foto con esto, el día de mañana puede que esa ropa o ese juguete ya no existan, pero quedará la foto para el recuerdo.

7. Gestos. Cada bebé tiene sus propios gestos y expresiones, y estos pueden cambiar por días, semanas o quedarse de por vida. Si puedes capturar alguno, cuando crezca le hará gracia.

Sus gestos y expresiones son parte de él
Sus gestos y expresiones son parte de él

8. Momentos. Todos los momentos son especiales, tienen su lado más y menos bonito, pero es una gozada cuando pasa un poco de tiempo tener fotografías de todos ellos, el momento del baño, de la comida, de las cosquillas, de las risas, del dormir en brazos… No se trata de hacer un día un maratón, ten siempre la cámara a mano y un día le fotografías en el baño, otro día las cosquillas… disfruta de tu bebé y de la fotografía, no te estreses que ese no es el objetivo 😉

Momentos del día a día
Momentos del día a día

9. Su primera vez. Habrá una primera vez en la que se muerda el pie, en la que gatee, en la que asome un diente, en la que haga palmas… si retratas esos momentos tu álbum fotográfico servirá también como diario gráfico de sus progresos (si le pones la fecha, claro 😉 ).

10. Proyectos (una foto al día, una foto a la semana, al mes… ). Puedes proponerte proyectos, por ejemplo hacerle una foto al día durante el primer mes, o una foto a la semana en diferentes momentos del día, esto también sirve como diario gráfico y como un reto personal.

11. Exteriores. No te limites a las fotografías en casa, cuando salgas de paseo, la primera vez que vea el mar, o que vaya de excursión al campo. Retrata todos esos momentos así cuando sea más grande se lo podrás contar mientras ve las imágenes.

El bebé y el mundo
El bebé y el mundo

12. Hazle primeros planos. Los bebés cambian por semanas, o casi que por días, hazle muchos primeros planos para que todas esas caritas queden retratadas por siempre. Si intentas recordarlas será imposible, pero cuando veas las fotos te acordarás perfectamente de esos días.

Primeros planos
Primeros planos
Captura emociones

A veces lo importante no será buscar un buen fondo o estudiar el encuadre, sino tener la rapidez suficiente para capturar un momento especial, emotivo. Esa es la ventaja que tienes sobre un fotógrafo profesional, puesto que él o ella están 3 ó 4 horas con tu bebé, pero tú estás todo el día, todos los días. Esta es tu verdadera labor, fotografiar esos momentos.

Momentos especiales
Momentos especiales
Creatividad al poder

Si se te da bien la edición o te apetece jugar, puedes hacer cosas como estas. Ya hemos dicho muchas veces que la creatividad no tiene límites, no los pongas con tu bebé. Aquí tienes algunas ideas creativas para fotografiar a tu bebé.

Sé original
Sé original

Un poco de imaginación nunca está de más

Un poco de imaginación nunca está de más

Otros consejos generales

1. Planifica. Si tienes pensado hacer una sesión, planifica cómo va a ser, qué ropita quieres ponerle, qué manta o qué fondo vas a utilizar y ten reserva por si se mancha (es fácil que regurgite o que se haga pipí). No improvises o puede que te quedes sin foto porque le de hambre, se despierte o se canse.

2. Busca ayuda. A la hora de realizar una sesión con tu bebé, búscate un ayudante. Es conveniente que alguien esté en todo momento a su lado, además te puede ayudar a sujetar un fondo o cualquier otra cosa que necesites. Te puedo asegurar que hacerlo solo o sola complica mucho la tarea.

3. Ten siempre la cámara a mano, cargada y con espacio en la tarjeta. O de lo contrario perderás momentos únicos.

4. Cuida los fondos. Procura no sacar en la foto elementos que distraigan la atención y resten protagonismo a tu bebé. Igualmente intenta que la mezcla de colores o ropa de diferentes colores y estampados no desvíen la atención.

Evita distracciones en la imagen

Evita distracciones en la imagen

5. Blanco y negro. No te olvides de las fotos en blanco y negro, quedan bonitas, son atemporales y centran toda la atención en tu bebé. Eso sí, dispara en color y luego la pasas a blanco y negro.

No te olvides del blanco y negro

No te olvides del blanco y negro

6. Respeta a tu bebé. Como madre o padre, sabes que tu bebé es lo más importante, si ves que no es el momento de hacer fotos porque no está a gusto, déjalo para otro momento, su bienestar es lo más importante.

7. Evita el flash, en la medida de lo posible. Y no me refiero a que le perjudique, hay debate sobre si afecta o no. Me refiero a que les molesta. Sobre todo a los recién nacidos. Si a un adulto le molesta un flash, imagina a un bebé, sobre todo un recién nacido que ha pasado los últimos nueve meses a oscuras! Si tienes que usarlo porque no dispones de luz natural rebótalo, o mejor usa la luz continua de una ventana de luz.

8. Enfoca bien los ojos. A no ser que lo que quieras es destacar por ejemplo su boquita, procura que los ojos siempre estén bien enfocados.

Espero que estos consejos te ayuden, ¡ojalá alguien me los hubiera contado a mí antes! Te deseo toda la felicidad del mundo con tu bebé y que le hagas unas fotos preciosas y disfrutando. Si crees que este artículo le puede interesar a alguien más, no olvides compartirlo.

Respuestas a todas las preocupaciones sobre la lactancia ¡No te quedes con la duda!

Estoy embarazada y quiero saber cuando tendré leche

Durante el embarazo, el tejido glandular de los senos produce calostro en pequeñas cantidades. Algunas veces no se aprecian más que unas costras blancas o amarillentas en el pezón, estas son las gotas de calostro que se han secado.

Las hormonas predominantes durante el embarazo, la progesterona y los estrógenos, se encargan de impedir que la prolactina alcance grandes concentraciones, lo cual impide fabricar mucha cantidad de leche en el embarazo.

Esto cambia a medida que bajan los niveles hormonales de progesterona y estrógenos, en el postparto inmediato, cuando se produce un pico de prolactina. La separación de la placenta es lo que marca el inicio de la producción de leche.

El calostro es llamado ”oro líquido” y lo tienes en tus senos aunque no lo puedas ver. El calostro viene en pocas cantidades por que un recién nacido tiene el estomago del tamaño de una cereza al nacer, por lo tanto solo necesita una pequeña cantidad para llenarse.

Lactancia-materna

Mis senos son muy pequeños. ¿Tendré suficiente leche?

El tamaño y la forma exterior de tus senos no importan, ni permiten predecir si una madre tendrá o no leche. Todos los senos ya sean pequeños o grandes, sirven a la hora de alimentar a tu bebé; así que no te preocupes si tienes pechos pequeños por que podrás tener la leche que tu hijo necesite.

Si mi alimentación no es balanceada ¿Podré tener leche de buena calidad?

Si. Tu leche será buena a pesar de eso; se ha comprobado que hasta las madres desnutridas y que viven en mucha pobreza y precariedad extremas producen leche materna de calidad.

Aunque comas mal y tu dieta no sea balanceada puedes estar tranquila, ya que las células que se encargan de fabricar la leche siempre se las arreglan para extraer de las reservas materna todo lo necesario para que no le falte nada a tu pequeño y pueda recibir todos los nutrientes que necesita.

lactancia1

Así que aunque usted sea una madre con carencia nutricional su cuerpo seguirá fabricando leche de calidad para su hijo, por lo tanto es muy importante que aún no teniendo la dieta más balanceada del mundo sigan amamantando a sus hijos porque recibirán la leche más adecuada y le asegurará un crecimiento y una vida más saludable a su bebé.

No tengo pezón o lo tengo demasiado pequeño ¿Podré amamantar a mi bebé?

Claro que si!!! Todos los pezones sirven para amamantar sin importar el tamaño. Si tienes duda en cuanto a tu pezón es bueno que acudas a un centro de apoyo sobre lactancia materna antes del nacimiento de tu bebé, así podrán valorarlo y enseñarte todo lo necesario para que empieces una lactancia exitosa.

¿Si me han practicado una cesárea, la leche tardará más para subir?

Por supuesto que no, el que te hayan realizado una cesárea no retrasará la subida de leche. La subida de leche comienza en el momento en el que la placenta y el útero se separan y esto ocurre tanto en un parto natural como en una cesárea.

Lo que retrasa la subida de leche en una mujer con cesárea es que  no tiene un contacto inmediato con su bebé lo que provoca la demora en la subida de la leche. También la incomodidad que puede sentir la madre para poner el bebé en su pecho a causa de la herida, lo que puede interferir en algunas tomas o reducir su número.

reflejo-de-succion-6-638

¿Cómo se produce la leche materna?

La succión del bebé es lo que estimula los receptores de oxitocina y prolactina, que se encuentran situados principalmente en la areola y el pezón, y desencadena un impulso nervioso que va hasta el cerebro, donde el hipotálamo induce la producción de dos hormonas que son: la oxitocina, que provoca la contracción de los alvéolos y desencadena la eyección o salida de la leche y la prolactina,que se encarga de la producción de la leche.

¿Sabes que es la subida de leche?

Dentro de las primeras 40-72 horas posparto se produce la primera subida de leche, y la gran mayoría de mujeres notan que sus senos se ponen tensos y hasta inflamados. Posteriormente van notando las subidas de leche cuando el bebé mama o cuando el bebé llora. Esto se debe a la acción de la oxitocina y generalmente suele ir acompañado de una sensación de hormigueos en el pecho los cual puede resultar doloroso en las primeras semanas; esto indica que la leche ha empezado a fluir en el pezón.

Un 70% de las madres pueden notar más de una subida de leche en una toma, mientras que el otro 30% nunca lo nota. Las dos situaciones son totalmente normales y no hay que darle importancia ya que no afectan en nada el transcurso de la lactancia.

mama-y-bebe1

¿Por qué mis senos ya no se llenan como antes? Desde hace un tiempo los he notado blando ¿Ya no estoy produciendo suficiente leche?

La glándula mamaria es un mecanismo que se autorregula. No te estas quedando sin leche, unos pechos suaves son sanos y saludables y tienes en ellos la leche que tu hijo necesitará. Aunque sientas tus pechos vacíos hay suficiente leche para saciar por completo las necesidades de tu hijo, la glándula se adapta a las demanda del bebé y fabrica leche cada vez que el bebé pida.

Por otra parte muchas madres a partir de los 3 meses o cerca de cumplirlos se sienten los pechos blandos como si estuvieran vacíos a esto se le llama ”la crisis de los 3 meses” el bebé da estirones a los pechos como si no hubiera leche, llora desesperadamente, quiere mamar más seguido de lo normal y la madre lo confunde y piensa que no tiene suficiente leche.

Pero no es nada de eso. Como tu bebé esta creciendo necesita más cantidad de leche para satisfacerse y la única forma de que tus pechos produzcan más leche es a través de la succión del niño. Mientras más mama el bebé, más leche habrá. Esta crisis suele durar de 3 a 5 días; luego de eso los pechos se regulan a la nueva necesidad del niño y todo vuelve a la normalidad.

lactancia-materna-y-sus-beneficios-8-638

Cuando esto suceda no le ofrezca tetero al bebé pensando que se quedó con hambre, ofrécele el pecho cada vez que quiera que eso es lo que hará aumentar la cantidad para regularla a sus necesidades.

¿Es verdad que si dejo que mi bebé mame todo lo que quiera, al final solo va a tragar aire?

Los bebés no solo piden teta por hambre, también piden teta para sentirse consolados, necesitan sentir amor por parte de la madre; estar en contacto con la madre los hace sentir protegidos y relajados.

¿Debo poner horarios a las tomas?

No, el reloj y la lactancia no son buenos amigos. Al tratar de poner tiempo en cada pecho, tiempo en cada toma solo entorpece tu lactancia. Cada bebé es diferente y succiona lo que necesita, ya sea por consuelo o por nutrición, o quizás por las dos. Recuerda que tu bebé no solo busca la teta por hambre. El sabe cuando debe succionar para aumentar tu producción. Olvídate del reloj y dale el pecho cada vez que tu bebé quiera.

¿Cómo puedo aumentar mi producción de leche?

  • La única manera de aumentar tu producción es la succión del bebé. (A mayor succión, mayor producción).
  •  Amamanta a libre demanda sin reglas ni horarios.
  • Evita usar teteros ya que esto provoca que te salte tomas y tu cuerpo interprete que no necesitas producir tanto.
  • Dale teta en el día y también el las noches.

7 Cosas que las mamitas embarazadas hacen en “SECRETO”

Estar embarazada es maravilloso! No importa que se trate del primer, segundo o tercer embarazo. Durante esta etapa siempre te vas a sentir ansiosa, nerviosa y con algunas dudas. Sabes que en 9 meses tendrás a ese pequeñito en tus brazos que cambiará tu vida para siempre.

El embarazo trae consigo algunas situaciones que te hacen cambiar por completo. Por ejemplo si antes comías comida chatarra, ahora que estas embarazada tratas de reemplazar esa comida por otras más saludables. Si antes no hacías ejercicios, ahora tratas de hacer por lo 20 minutos de caminatas diarias y así sucesivamente. Y todo es pensando en ese bebé que llevas dentro, para que todo pueda salir bien.

Hoy quiero compartir contigo algunas cosas “inofensivas” que las mujeres hacemos en secreto durante esta bella etapa. ¡Estas cosas nos hacen dejar la vergüenza a un lado! La mayoría de estas cosas la hice durante mis dos embarazos, quizás ustedes se sientan identificadas con algunas de estas situaciones también, y te puedo asegurar que no somos ni las primeras, pero tampoco las últimas.

1- Comer a escondidas: jajaja muchos pensarán ¡Pero que hambrienta!. Debo confesarlo, cuando compraba algo lo entraba en mi cartera antes de llegar a casa, me encerraba en mi habitación a comer yo sola, simplemente para no tener que compartir con nadie. ¡Por favor díganme que no soy la única! jajajaja

2- Después del segundo trimestre la depilación es cosa del pasado: Las mujeres embarazadas suelen “olvidarse” de depilarse. Y es que se hace tan difícil después que la pancita ha crecido, que agacharse para hacerlo o colocarse los zapatos es todo un reto. Por más incomodos que sean estos vellos, lo dejamos crecer hasta que se acerque la fecha del parto.

3- Usar google y YouTube sin parar: Las dudas durante el embarazo nunca terminan! Así que la pasamos en google y YouTube buscando información y viendo videos sobre partos, como respirar y como soportar las contracciones. Y a pesar de esto no dejamos de sentir miedo cada vez que se acerca la fecha de parto.

4- Sentirse decepcionada con el sexo del bebé: Con mi primer embarazo estaba feliz al saber el sexo de mi bebé “pues era el primero”. Pero con mi segundo embarazo quería tener una niña (pues ya tenía un varón). Cuando me dijeron que mi segundo hijo sería niño nuevamente (por dentro me sentí triste y decepcionada), y tenía que fingir que estaba feliz delante de los demás. Me sentía una mala madre al pensar así, y le pedía perdón a mi bebé y le decía que lo amaba. Después de tener a mi hijo en brazos puedo decirles que no hay bendición más grande, y que nunca lo cambiaría por una niña. Es un niño alegre, amoroso, tierno y no cambiaría esos besos y abrazos por nada del mundo.

5- Sacar la ropa del bebé una y otra vez para verla: Desde que sabemos el sexo del bebé empezamos con los preparativos. Compramos ropas, calcetines, baberos, gorritos pañales etc. Desde ese momento comenzamos a lavarlas, plancharlas y organizarlas en su lugar. Pero todos los días las sacamos para verlas y nos imaginamos a nuestro bebé con esa cosita tan chiquita puesta. ¡Yo esperaba que mi pareja se fuera al trabajo para verlas! Y es que solo las embarazadas entendemos está sensación.

6- Mirarnos al espejo para ver como ha crecido nuestra pancita: El embarazo es la única etapa en donde nos sentimos felices por que la barriga ha crecido. Antes o después de tomar una ducha, nos paramos frente al espejo a ver nuestra pancita. ¡Estamos más hermosas que nunca!

7- Levantarte por las noches a comer: ¡Pues ni modo! Mi cuerpo lo pide y el bebé lo necesita! Para que nadie se de cuenta, nos paramos muy despacito de la cama y no dejamos huellas durante la madrugada para que nadie se de cuenta. Cuando el hambre ataca no hay cadenas que nos detengan. Pero debemos tener mucho cuidado, ya que ganar mucho peso durante el embarazo puede subir la presión arterial o podría provocar diabetes gestacional. Y tú ¿Te identificas con algunas de estas?

5 errores que debemos evitar con la higiene del bebé

Lo primero que debemos tener en cuenta, es la piel del bebé, en particular la más afectada durante el baño y los procesos de higiene. Como sabemos el bebé es muy sensible en este aspecto, su piel es delgada y vulnerable a cualquier agente. Por lo tanto, los cuidados a la piel del bebé, deben ser especiales.

Tanto los productos que utilizamos para limpiar al pequeño, como la manera en que los aplicamos pueden perjudicar la salud infantil. Por ejemplo, no enjuagar correctamente o no utilizar un producto hipoalergénico, puede causar irritaciones o alergias.

Errores que debemos evitar en la hora de la higiene del bebé

La limpieza correcta de la piel, es algo en lo que debemos evitar errores. Para comenzar con esta tarea es importante que nos aseguremos de contar con productos que respeten el PH de la piel del pequeño. Además, es preciso disponer de las herramientas, el lugar y la técnica adecuada.

El propósito de una higiene correcta, es que no se generen consecuencias negativas a mediano y largo plazo. Estos errores, tan fácil como se pueden cometer, también se pueden remediar. Te contamos cómo lograrlo por medio de los siguientes consejos.

Aplicación del champú
Al aplicar el champú cometemos el error de no mimar suficiente el cabello. Para que este producto pueda producir el efecto deseado, es necesario que lo dejemos tiempo y frotemos lo suficiente.

Es común que lo coloquemos al final del baño, y lo retiremos sin reposar. Dependiendo de la edad del pequeño, le podemos dejar el champú unos cinco minutos, mientras terminamos de bañarlo.

Falta de higiene
Por falta de higiene tenemos la acumulación de elementos como el sudor, el polvo o la grasa. Con frecuencia las madres dejamos un día o dos sin bañar al bebé por diversas razones.

Esto trae como consecuencia que se acumule la suciedad, causando potenciales daños. Lo recomendable es bañarlo todos los días, aunque nos parezca que no está sucio. Ciertos elementos externos pueden estar sobre él sin que lo notemos.

Para asegurarnos de que es sano bañarlo a diario, es necesario que los productos que usamos tengan el PH correcto. Esto con el propósito de mantener el equilibrio hidrolipídico de la piel. A veces, el bebé presenta irritaciones leves, prurito o infecciones, por falta de higiene.

Limpieza de manos y uñas

Las manos y las uñas del bebé pueden quedarse con gran parte de la suciedad que se acumula diariamente. Por eso merecen una higiene especial. Es preciso lavar las manos del pequeño varias veces al día, en especial antes y después de comer. También debemos asegurarnos de lavar sus manos cuando han estado fuera de casa o jugando en el suelo.

Dentro de las uñas del bebé, puede acumularse más mugre de la que pensamos. De hecho, la mayoría de enfermedades que entran al cuerpo del niño puede ser por falta de limpieza en la uñas. También ocurre que por tener las uñas largas se hace daño en la piel. Se recomienda limpiar las uñas y cortarlas dos veces a la semana, en el caso de las manos y una vez la de los pies.

¿Cómo limpiamos su nariz?

La limpieza de la nariz es muy importante cuando hablamos de la higiene del bebé, en especial cuando está congestionada. El proceso para limpiar su naricita consiste en colocar boca arriba al bebé, con cierta inclinación de la cabeza hacia un lado.

Procedemos a aplicar agua de mar en cada orificio nasal; también puede utilizarse suero fisiológico. Recordemos que la cabeza debe estar inclinada hacia el lado que vamos a limpiar.

Levantamos al bebé después de transcurridos unos 20 segundos, para que expulse la mayor parte de la mucosidad. La operación se completa extrayendo todas las secreciones a través de un aspirador nasal.

Higiene de los genitales
Para limpiar el área genital de los varones, es preciso tener mucho cuidado de no retirar la piel que recubre el glande, pues esta lo protege de infecciones. La limpieza debe ser cuidadosa y delicada, pero necesaria.

En el caso de la niñas, suelen ocurrir dos errores; por ejemplo lavar el ano primero que la vagina. Esto trae como consecuencia que las bacterias del intestino se pasen a la vagina causando infecciones. Otro error es vestir a las niñas con ropas muy ajustadas o que no limpiamos adecuadamente la zona en cada cambio de pañal causando un intercambio de bacterias no conveniente.