3 batidos saludables para disfrutar durante el embarazo y la lactancia

Los batidos de frutas y vegetales naturales son excelentes durante el embarazo, nos aportan un extra en vitaminas A,B,C,E, potasio, magnesio, ácido fólico, fosforo, fibra y lo mejor de todo sin grasas. Hoy queremos compartir contigo tres deliciosa recetas de jugos para que puedas disfrutarlos durante el embarazo y la lactancia.

Batido de banana con fresas

Para este batido de banana con fresas va a necesitar los siguientes ingredientes:

Una taza de fresas.
Una taza de media banana (plátano).
Una taza de leche evaporada o normal.
Hielo.

Debes llevar todos los ingredientes a la batidora y mezclar hasta obtener una consistencia un poco espesa. Puedes tomar este batido durante el desayuno o cualquier hora del día.

Batido de manzana, melocotón y kiwi.
para este batido vas a necesitar los siguientes ingredientes:

Un kiwi.
Una manzana.
Un melocotón.
El zumo de una naranja.
El zumo de medio limón.
4 cucharadas de miel.
Hielo.

Lava todos los ingredientes, pela la manzana el melocotón y el kiwi, córtalos en cubitos y agrégalos a la licuadora. También vas agregar el zumo de naranja, el zumo de limón, la miel y el hielo que desees. Lo pones a batir por 30 o 60 segundos hasta obtener todos los ingredientes debidamente licuados.

Lo servimos inmediatamente después de prepararlo para que no pierda ninguna de sus propiedades. Se recomienda tomar en las mañanas para el desayuno, pero si deseas también puedes tomarlo a cualquier hora del día.

Batido de mango y espinacas
Para este batido vas a necesitar:

Una taza de espinacas frescas.
Un mango.
Una taza y media de agua.
Una zanahoria mediana.
Hielo.

La preparación es muy simple, solo debemos llevar todos los ingredientes al vaso de la licuadora y batirlos alrededor de un minuto o hasta que todos los ingredientes se hayan disuelto y el batido haya tomado una consistencia espesa.

Puedes tomar el batido a cualquier hora del día, pero lo más recomendable es en el desayuno para empezar un día lleno de energía y vitaminas.

5 principios de alimentación que debes seguir si estas embarazada

¿Quién no ha oído hablar de los antojos en el embarazo? Durante este período de nueve meses es típico que las mujeres den rienda suelta a sus ganas de cierta comida, en algunos casos porque de veras los deseos son más fuertes que su voluntad, en otras porque la comida les ayuda a sobrellevar síntomas de la gestación y unas más porque son la excusa perfecta para darle gusto a la gula.

Pese a que se ha dicho hasta el cansancio que no es así, aún prevalece la idea de que si estás embarazada tienes que comer por dos. Qué bueno que los embarazos múltiples no son tan comunes, si no, ¿se imaginan?

Durante el embarazo los bebés se nutren de nuestro cuerpo, por lo que los nutrientes que tenemos o que nos faltan serán los mismos que tengan o les falten a ellos; y más allá de cuidar la figura, debes ser consciente de que si no te alimentas con responsabilidad tu bebé sufrirá las consecuencias.
De modo que, antes de llevarte el bocado a la boca, cuida el consumo de los siguientes alimentos:

1. Exceso de conservadores y aditivos
Aunque no está demostrado, el incremento de enfermedades como el autismo se cree que está relacionado con el tipo de alimentación moderno. Por eso, aléjate de los alimentos procesados, embutidos, refrescos, grasas y azúcares refinados.

2. La calidad de carnes, lácteos y frutas
Es importante que las carnes estén bien cocinadas para eliminar las bacterias, por esa misma razón los lácteos deben estar elaborados con leche pasteurizada y las frutas y verduras lavadas y desinfectadas.

3. Comer en casa
Es un consejo personal, ya que es común que los restaurantes no sean cuidadosos con la higiene al manipular alimentos o al procesarlos, lo que nos pone en riesgo de ser contagiados con bacterias o parásitos.

4. Alimentación balanceada
Para no errar, averigua a qué grupo corresponde cada alimento, porque las carnes no son las únicas proteínas. Elabora tu menú propio, esto es muy importante porque si te pones a improvisar te dejarás llevar por los antojos y por tus hábitos alimenticios.

5. Pon atención a los colores

Amarillo: vitamina C y antioxidantes.
Azul: vitamina B1 y dan energía.
Blancos: potasio, y son diuréticos.
Morados: bajos en azúcar.

Rojo: ayudan al sistema cardiovascular.
Naranja: vitaminas A y C, aportan carbohidratos, antioxidantes y son anticancerígenos.
Verde: tienen el mayor aporte nutricional; aportan fibra, vitaminas, minerales y antioxidantes.

Cada cultura, época y persona tiene sus propias creencias sobre lo que es mejor en cuestión de salud. Hasta hace no mucho tiempo, por ejemplo, un niño con sobrepeso era un niño saludable; la comida rápida, el mejor plan para los fines de semana y abusar de los dulces el remedio perfecto para aquellas madres que no podían amamantar.

La salud es multifactorial, por lo que la genética, el medio ambiente, las enfermedades, los accidentes, el estilo de vida inciden directamente en ella y pretender (o creerlo así) que porque comes frutas y verduras ya tienes todo resuelto, es un mito.

La forma en que nutrimos nuestro cuerpo es a través de la alimentación. Una buena nutrición si bien no garantiza, sí ayuda a un buen desarrollo y más cuando éste va iniciando; por eso, si estás embarazada, por ti, pero sobre todo por tu bebé, antes de comer, piensa, porque del plato a la boca no sólo te puedes quedar sin sopa.

Este artículo fue realizado gracias a http://familias.com sigue explorando el sitio para ver más temas de tu interés.

Relaciones íntimas durante y después del embarazo. Lo que toda pareja debe saber

Las relaciones íntimas durante y después del parto es un tema que como mujeres suele inquietarnos. Sin lugar a dudas, la intimidad en el periodo de embarazo experimenta un cambio, al igual que el cuerpo y las emociones. A continuación enumero algunos aspectos que debes saber acerca de las relaciones maritales durante la gestación y el periodo de posparto.

En el embarazo
Sí es posible mantener relaciones íntimas siempre y cuando tu embarazo sea normal.

Debes saber que el bebé está protegido dentro del útero. A no ser que el médico te lo prohíba, no hay por qué evitarlas.

Tu cuerpo experimenta una serie de cambios físicos impresionantes
Entonces, aumenta la sensibilidad en tus pechos y experimentas hinchazón en tu área genital; para algunas mujeres esto es un cambio agradable, pero otras llegan a sentirse incómodas con la estimulación de dichas áreas.

Se incrementa asimismo la presencia de cólicos, y ante tantos cambios debes comunicarte con tu pareja para que trate de comprenderte y sepa qué te puede llegar a molestar.

Es normal que sientas muchas dudas y surjan temores acerca del bienestar del bebé. Por lo mismo, programa una visita al médico provista de una lista de todas tus dudas al respecto. Lo mejor es que te acompañe tu pareja, a fin de que ambos escuchen la opinión del médico y las dudas queden aclaradas, de manera que puedan disfrutar con más tranquilidad de su intimidad.

El deseo masculino suele disminuir
No te preocupes si notas que tu pareja te busca menos que antes, es una conducta totalmente normal; los hombres temen lastimar a sus mujeres o hacer daño al bebé; al igual que tú, ellos tienen muchas dudas acerca de si es propio continuar las relaciones maritales durante el embarazo. De modo que no pierdas tiempo agobiándote con pensamientos negativos; por ejemplo, “Ya no le resulto atractiva”. Más bien, acércate a él y comparte la información que tienes, de tal forma que puedas ayudarle a disminuir sus temores.

En el tercer trimestre de embarazo tu bebé ha crecido tanto que resulta difícil encontrar posiciones para tener relaciones sexuales cómodamente
Este es el momento para ser creativos y buscar posiciones en las cuales no se ejerza mucha presión sobre ti y que, en la medida de lo posible, seas tú quien lleve el control.

Debes acudir al médico siempre que sientas dolor o presentes sangrados
Es posible tener relaciones durante el embarazo y disfrutar, pero siempre con responsabilidad.

Posterior al parto viene lo que se conoce como cuarentena o puerperio: periodo en el cual tu cuerpo retorna a la normalidad de todos los cambios sufridos durante el embarazo.

Aquí la gran pregunta es, ¿en qué momento se pueden sostener relaciones después del parto? La respuesta únicamente la tienes tú. Algunas parejas reanudan sus encuentros sexuales después del primer mes, otras esperan tres meses, e incluso más. Lo importante es que te sientas bien y te hayas recuperado.

Lo lógico y recomendable es esperar a tener relaciones íntimas hasta que sanen tus heridas, ya sea las provocadas por un desgarre, la episiotomía o la cesárea. Incluso, si no sufriste nada de esto, puede ser que la región perineal quede lastimada, por lo que debes esperar hasta sentirte bien.

En el periodo de posparto es normal que, además de los cambios físicos, experimentes cambios emocionales, posiblemente llores con más facilidad o enfrentes una serie de sentimientos que disminuyan tu apetito sexual.

Tranquila, eso es normal; como mencioné al inicio, es necesario reforzar la comunicación con tu pareja, explicarle todo lo que sientes y que haya una comprensión mutua.

Es normal la presencia de secreciones vaginales, cólicos y pérdidas de orina después del parto, pero todo esto se corrige al ceder la inflamación, así que las razones para respetar el puerperio son muchas, pero no te aflijas, es un periodo que pasará; es importante que como pareja se muestren afecto en esta etapa.

Suele pasar que tu pareja desee reanudar las relaciones primero que tú, en este caso no debes sentirte presionada, pero debes cuidar que él no se sienta rechazado.

Enfatizo la importancia del diálogo, expresen sus sentimientos, dile cómo te sientes y recuerda que hay muchas formas de demostrarse amor, pueden acariciarse, besarse, abrazarse y darse afecto de muchas maneras.
Para mayor tranquilidad puedes hacer una visita al médico terminada la cuarentena; él te dirá si estás en condiciones de retomar tus encuentros íntimos.

Estos se ven afectados con la llegada del bebé, perder horas de sueño hace que tanto el padre como la madre se sientan cansados. Deben buscar el momento adecuado para estar juntos y descansar cuando el bebé duerme. Al inicio todo gira en torno al recién nacido, pero no se deben descuidar como pareja, demuéstrense cariño.

Después del parto algunas mujeres experimentamos un disgusto con nuestro físico, por lo que es bueno disponer de un tiempo para acudir al salón de belleza por un corte de cabello, a recibir un masaje, o comprar ropa; en fin, consentirse, de manera que nos sintamos mejor y más seguras con nuestro aspecto y recuperar, e incluso mejorar, la vida sexual que teníamos antes del embarazo.

Por último, espero que todos estos puntos te sirvan para que el tema de la intimidad durante y después del embarazo no te tome por sorpresa y más bien, conociendo todo lo anterior, tu pareja y tú puedan sacar provecho de esta etapa para fortalecer sus lazos afectivos e innovar.

Este artículo fue realizado gracias a http://familias.com sigue explorando el sitio para ver más temas de tu interés.

Diabetes gestacional: información importante que debes saber

La diabetes gestacional es la presencia de glucemia alta (diabetes) esta empieza o se diagnostica por primera vez en el embarazo.

No se sabe la razón específica de este tipo de enfermedad pero se cree que las hormonas del embarazo reducen la capacidad que tiene el cuerpo de utilizar y responder a la acción de la insulina. Cuando esto sucede, los niveles de glucosa se pueden incrementar en la sangre de una mujer embarazada.

Usted corre mayores riesgos de tener diabetes gestacional si:

*Si tiene demasiado líquido amniótico.
*Tiene más de 25 años al momento de quedar embarazada.
*Si antes ya ha tenido bebés y en su nacimiento peso más de 9 libras.
*Tiene hipertensión arterial.
*Tenía sobre peso antes de quedar embarazada.
*Ha tenido aborto espontáneo de manera inexplicable.
*Aumentó excesivamente de peso en el embarazo.
*Presenta síndrome de ovario poliquístico.

¿Cómo puedo saber si tengo diabetes gestacional? ¿Se presentan algunos síntomas?

Es muy raro cuando se presentan síntomas, en la mayoría de los embarazos no se presentan. El diagnóstico se hace durante un estudio prenatal de rutina.

Pero en caso de que se presenten síntomas, esto pueden incluir:

*Náuseas y vómitos.
*Visión borrosa.
*Le da mucha sed.
*Fatiga.
*Pérdida de peso a pesar de un aumento del apetito.
*Infecciones frecuentes, entre ellas las de vagina, vejiga y piel.

Todas las mujeres embarazadas deben realizarse un estudio de rutina prenatal para detectar la presencia de la afección. Este examen es conocido como prueba de tolerancia a la glucosa o test de O’Sullivan y consiste en determinar el nivel de glucemia en la sangre tras el consumo de 50 gramos de azúcar. Si arroja un nivel igual o superior a 140, el resultado por diabetes gestacional es positivo.

Se le hará la prueba oral de tolerancia a la glucosa cuando usted tenga entre 24 y 28 semanas de embarazo, se realiza durante este tiempo porque la mayoría de los casos la diabetes gestacional empieza a mitad del embarazo.

Todas las mujeres embarazadas deben recibir la prueba oral sin importar la edad.

Las mujeres que tengan factores de riesgo para este tipo de diabetes pueden hacerse este examen antes de las 24 semanas de embarazo.

Si a usted le diagnostican diabetes gestacional, puede ver cómo está evolucionando midiendo su nivel de glucosa en casa. La forma de hacerlo es punchando uno de sus dedos y luego colocar una gota de esa sangre en un aparato el cual le dará los resultados de glucosa.

¿Si me diagnostican diabetes gestacional que tratamiento voy a recibir?

Los objetivos del tratamiento son mantener los niveles de azúcar en la sangre dentro de los niveles normales y asegurarse de que el bebé se encuentra bien y saludable.

Usted debe empezar por tener una alimentación más saludable, es recomendable que usted aprenda a leer las etiquetas de los alimentos y revisarlas al tomar decisiones sobre estos.

Su dieta debe ser moderada en grasa y proteína, incluir poco alimentos que tengan mucho azúcar, como por ejemplo panes dulces, bebidas gaseosas, jugos de frutas entre otros.

Si la diabetes gestacional no se puede controlar a través de una dieta saludable, su doctor puede indicarle medicamentos orales para la diabetes o tratamiento con insulina.

La mayoría de mujeres embarazadas que son diagnosticadas con diabetes gestacional no necesitan medicamentos ni insulina para esta enfermedad, pero algunas mujeres si.

Vigilancia del bebé
Su doctor o personal de atención médica debe examinarlos muy bien y con mucho cuidado tanto a usted como a su bebé en todo el proceso del embarazo.

Deben llevar un monitoreo fetal, donde se evalúa el tamaño y la salud del feto. Su doctor puede comparar el patrón de latidos del bebé con los movimientos y averiguar si el bebé está bien.

También le realizarán una cardiotocografía en reposo que es un examen indoloro y muy sencillo para usted y el feto. Esto consiste en colocar una máquina que percibe y muestra los latidos cardíacos del bebé (monitor fetal electrónico) sobre su abdomen.

Pronóstico
Tener diabetes gestacional durante su embarazo conlleva muchos riesgos. Hay más probabilidades de complicaciones cuando el azúcar en la sangre no esta controlada. Pero si usted lleva un buen control, la mayor parte de los embarazos tienen resultados positivos.

Cuando una mujer embarazada tiene diabetes gestacional tienden a tener bebés más grandes al nacer, lo que puede aumentar la probabilidad de problemas en el momento del parto, como: un parto por cesárea o lesión (traumatismo) al nacer debido al gran tamaño del bebé.

El bebé también es más propenso a tener períodos de nivel bajo de azúcar en la sangre (hipoglucemia) durante los primeros días de vida.

Las madres con diabetes gestacional tienen mayor riesgo de sufrir hipertensión arterial durante el embarazo. Después del parto sus niveles altos de azúcar (glucosa) en la sangre suelen volver a la normalidad. Usted debe ser cuidadosamente vigilada para buscar signos de diabetes. Usted esta en riesgo de padecer diabetes al cabo de 5 a 10 años después del parto.

Prevención
Acudir a todas sus citas prenatales y tener revisiones de manera regular ayuda a mejorar su salud y la salud de su bebé. Someterse a detención prenatales entre la semana 24 y 28 ayudará a detectar la diabetes gestacional de manera temprana.

Este artículo fue realizado gracias a http://vidaprenatalcenter.com sigue explorando el sitio para ver más temas de tu interés.

Tercer trimestre de embarazo: desarrollo del bebé y cambios en tu cuerpo

Tu bebé: en esté trimestre su bebé puede abrir los ojos, podrá ver como su vientre se mueve hacia todos lados, porque ya los movientos de su bebé son muy fuertes. el cabello de su bebé está más largo y todos sus dedos ya tienen las uñas bién desarrolladas,su bebé se moverá a la posición del nacimiento, con su cabeza hacia abajo en el útero.

Séptimo mes: para esté mes, su bebé estará pateando un montón! Tu bebé crecerá más rápido estos últimos meses y sus pulmones se continuarán desarrollando.

En el octavo mes de su embarazo su bebé pesará alrededor de 4 a 5 libras, y usted podrá sentirlo entre sus costillas.

En el noveno mes de embarazo tu bebé aumentará por lo menos 2 libras más esté mes y medirá entre 19 y 21 pulgadas de largo. Ya se acerca el momento más esperado de tu vida, así que relájate y disfruta tus últimos días de embarazo.

Tu cuerpo: tu útero ahora es mucho más grande y firme. A veces sentirás como tu vientre se pone duro, esto se conoce como contracciones y son normales, las contracciones van a venir a menudo según se vayan acercando los días del nacimiento.

El bebé coge posición más abajo lo cual te facilitará la respiración, tu aún sigues aumentando de peso, y puedes notar como tu ombligo sale hacia afuera.

Se te hincharán los pies y los tobillos, lo cual es normal en el último mes. Tener los pies levantado te ayudará a reducir la hinchazón. Cuando descanses, acuéstate sobre tu lado izquierdo porque está posición favorece la llegada de la sangre a la placenta.

No comas con mucha sal, si tienes inflamación en la cara o un aumento repentino de peso déjaselo saber a tu medico lo más pronto que puedas, sus manos se hincharán por lo que le recomendamos retirar sus anillos y guardarlos.

Mientras más van pasando los días, usted nota que se le hace más difícil conciliar el sueño y está muy incomoda, lo que le impide poder dormir y descansar. Siga con todas las recomendaciones del primer y Segundo trimestre, comiendo de 5-6 porciones en vez de 3 diariamente, y evitando comer cosas fritas y picantes.

Puede sentir que le falta el aire y se le hace difícil respirar, esto es muy normal con los avances de su embarazo. Trata de descansar, hacer siestas y comer saludable. Evita hacer fuerzas si estás estreñida, toma mucha agua, y mucho líquidos.

Come alimentos con alto contenido de fibras, come verduras, frutas, cereales y lentejas. Caminar en esté último mes es muy bueno para usted y es recommendable. Ahora tendrá muchas ganas de orinar mucho más seguido que antes, trata de evitar las cafeína como el café, soda negra y todo lo que contenga cafeína. Cuando sientas calambres mueve tus piernas, esto ayudará a sentirte mejor.

Tus emociones: te puedes sentir muy nerviosa y ansiosa por que se acerca la llegada del bebé y quizás te pongas a pensar en los temores del parto. Tus deseos sexuales pueden reducir en esté último mes.

Fuente: http://vidaprenatalcenter.com

La dentadura de los bebés: orden de aparición (con imágenes).

Nadie desea que su hijo(a) crezca demasiado rápido, pero su crecimiento también trae consigo muchas cosas maravillas y el primer diente del bebé marca un momento emocionante. Lo normal es que la dentición comience en cualquier momento entre los 3 y los 12 meses de edad. ¿Sabías 1 de cada 2.000 bebés nacen con un diente).

Algunos bebés no tienen síntomas pero otros muestran señales de que les está por salir un diente, como el babeo constante.

La dentición también varía de un niño a otro. Generalmente, cuando le empiezan a salir los dientes al bebé, aparecerán alrededor de cuatro dientes cada seis meses. Estos primeros dientes se conocen como dientes de leche y serán reemplazados por dientes adultos permanentes cuando tenga entre 6 y 12 años de edad.

Es probable que el primer diente le salga entre los 4 y los 7 meses. Por lo general, los dientes frontales inferiores (los incisivos centrales) salen primero y sus homólogos superiores aparecen después.

Los dientes pueden salir en pares. Los laterales superiores e inferiores aparecen entre los 9 y los 16 meses. Luego siguen los colmillos, que generalmente apareceren antes de que el bebé cumpla 2 años. Por último aparecen los molares, justo antes del tercer cumpleaños. Aunque a las nenas les salen los dientes antes que a los nenes, la mayoría de los niños ya tienen 20 dientes a los 3 años. Los dientes del bebé saldrán cuando sea el momento, por eso no te preocupes si a los hijos de tus amigos les salen los dientes antes que al tuyo.
Recuerda que los bebés pueden masticar incluso sin dientes y siempre es importante ser consciente del peligro de asfixia y de supervisarlos mientras comen.

Aun cuando tienen todos los dientes, algunos alimentos pueden causar asfixia como por ejemplo las uvas y debes partirlas en cuartos a lo largo antes de servírselas a los pequeños.

Disfruta de este paso fundamental de su desarrollo. No te preocupes ya que los dientes de tu bebé aparecerán cuando estén listos.

Dentición y sarpullido producido por el pañal: ¿mito o realidad?

El pediatra estadounidense Tom DeWitt dice que la dentición, el sarpullido producido por el pañal y las heces blandas pueden ocurrir al mismo tiempo pero que probablemente no estén relacionados entre sí.

La dentición acompañada por diarrea no es un efecto secundario esperado. Si el bebé tiene diarrea durante la dentición, observa los síntomas de deshidratación y consulta con un profesional médico si tiene fiebre alta (>102 F) o si hay sangre o pus en sus heces.

10 pasos para planificar el bautizo de tu bebé

El nacimiento de un bebé viene acompañado de una serie de trámites y papeleos que hay que realizar para inscribirle en el registro civil. Se trata de incorporar al recién nacido como miembro de la sociedad.

Además, hay otra tradición que realizan las familias católicas para que el bebé ingrese como miembro de la comunidad cristiana. Se trata del bautismo. Es un rito que antiguamente se realizaba en la edad adulta, pero que hoy en día suele realizarse durante los primeros meses de vida del bebé.

Claves para organizar el bautizo del bebé 

1. El mejor momento
Aunque hay padres que prefieren esperar para que sean sus hijos los que tomen la decisión de si quieren bautizarse o no, la tradición cristiana indica que deben recibir las aguas bautismales siendo bebés. La fecha que escojas dependerá del momento en que nazca tu hijo, pues si lo hace en invierno es lógico que prefieras esperar a que haga menos frío. Los meses de mayo y septiembre son los mejores para este tipo de celebraciones, pues no hace demasiado calor y los bebés aguantan bien un día que suele resultar largo para ellos.

2. La iglesia
Contacta con suficiente antelación con la parroquia donde quieras celebrar su bautizo para que te den la fecha que más os convenga. Consulta con el sacerdote todos los detalles que consideréis necesarios: si podéis elegir dos hombres o dos mujeres como padrinos, cómo transcurrirá la ceremonia, si será bautizado con más bebés o él solito, si tenéis que llevar la vela que encenderán en el cirio pascual, la fecha de las charlas espirituales que suelen recibirse…

3. Los padrinos
Adiós a la costumbre que marcaba que los padrinos de boda o los abuelos debían ser los padrinos de bautismo del niño. Los tíos del pequeño o amigos muy cercanos a sus padres suelen ser hoy en día los elegidos para apadrinar a los bebés; no en vano sobre ellos recae la responsabilidad de cuidar a los pequeños en caso de que sus progenitores falten.

Escoge a alguien cercano a vosotros, con quien mantengáis una relación cordial y que quiera y se preocupe por tu hijo. Además, son muchas las iglesias que hoy autorizan elegir dos miembros del mismo sexo como padrinos o madrinas del niño.

4. Fija un presupuesto
Realista y ajustada a los tiempos. Así debería ser la cantidad que penséis gastaros en el bautizo de tu pequeño. Y debes contemplar todas las parcelas de gasto: la aportación que harás a la parroquia, la ropita del bebé y la vuestra, las invitaciones que pueden salirte gratis si imprimes las nuestras, los detalles que quieras dar a los invitados como recuerdo y el pequeño banquete que les ofrecerás.

Una vez lo hayáis fijado, procura respetarlo al máximo para que no acabéis el día con un agujero negro en vuestros bolsillos.

5. Elige un lugar: un restaurante, la casa, un club etc.  y un menú
Graba esta frase a fuego en tu memoria: “un bautizo no es una boda”. Eso significa que no hay que excederse ni en el número de invitados –convida a la familia y amigos más cercanos nada más– ni en la celebración del mismo. Un restaurante, un club o la casa cercano a la iglesia donde le bauticéis suele ser la mejor opción. Una merienda a base de tapas y raciones con una buena tarta de postre satisfará a todos y no te saldrá muy cara.

6. La ropa del “prota”
Desde largos y trabajados faldones a vestiditos sencillos. La oferta de moda para los bautizos es inabarcable y tu elección dependerá de vuestros gustos. Lo que sí has de considerar cuando le compres el trajecito es que debería ser lo más cómodo posible pues pasará muchas horas con él puesto.

7. Las invitaciones
Además de la socorrida llamada telefónica, puedes enviar a tus familiares y amigos una invitación, bien por correo convencional o electrónico. Elige una de las nuestras o consulta este bazar para conocer algunas propuestas de diferentes firmas, que también suelen diseñar recordatorios. No olvides anotar el lugar, fecha y hora de celebración y un teléfono o correo electrónico donde puedan confirmar su asistencia.

8. Un recuerdo para los invitados
Un llavero, un imán, un marcapáginas… La oferta de detalles para entregar a familiares y amigos es interminable, sobre todo si recurres a internet. Procura escoger uno que sea útil para que no acabe arrinconado en un cajón y nadie lo use. A nosotros nos han gustado estos.

9. ¡Llega el gran día!
Procura que tu hijo descanse antes del bautizo para que esté despierto durante la ceremonia y no se asuste cuando el cura derrame el agua sobre su cabecita. Conviene también que tengas en cuenta las horas de las tomas para que no llore de hambre durante la ceremonia.

10. Disfruta el momento
Se acabaron los preparativos, los nervios y la incertidumbre de si todo saldrá bien o no. Una vez entréis en la iglesia, nada más importa. Disfrutad del momento, que será más intenso cuanto mayor sea vuestra fe, y compartid con vuestros invitados este especial día. Preparaos para sonreír y pasar a tu pequeño de brazo en brazo, pues todos querrán conservar un recuerdo de tan magno acontecimiento.

¿Es cierto que nacen más niños cuando hay luna llena?

Durante siglos se ha mantenido la teoría de que “nacen más niños durante la luna llena”, sin embargo, recientemente muchos científicos han comprobado, tras innumerables estudios, que las diferentes fases de la luna no inciden en el número de partos producidos.

Actualmente, es muy difícil de sostener numerosas hipótesis que se establecieron en el pasado debido al avance del conocimiento científico. En otras palabras, cuesta creer que la luna llena esté relacionada directamente con diferentes fenómenos como la mayor cantidad de accidentes, ingresos hospitalarios y, en nuestro caso, el de nacimientos.

Para ello, muchos estudios han analizado los nacimientos en diferentes países del mundo concluyendo que las diferentes fases de la luna no ejercen ninguna influencia en la cantidad de partos.

Uno de ellos fue realizado durante los años 50 en Nueva York. Se reflejaba que se incrementaba el 1% en las semanas anteriores y posteriores a la luna llena. Y, los realizados posteriormente tampoco encontraron ninguna relación.

Fue en el año 2001 cuando se publicó el estudio liderado por el astrónomo y físico estadounidense Daniel Caton, considerado como el mejor estudio y más fiable. En él se reflejaba el análisis de 70 millones de nacimientos en el país norteamericano a través de los datos adquiridos en el Centro Nacional de Estadísticas de Salud durante 20 años. El trabajo como conclusión asegura que no hay relación entre las fases de la luna y la cantidad de nacimientos.

Existen innumerables mitos y creencias populares acerca de los niños y su desarrollo, en el caso de la fiebre y el crecimiento puede haber una relación o base científica pero no siempre tienen que ir acompañados.

Igualmente, las investigaciones realizadas por otros expertos de Estados Unidos, España y Francia también llegaron al mismo resultado. Por ejemplo, un grupo de científicos de la Universidad de Castilla-La Mancha tuvieron en cuenta la posible influencia de otros factores del medio ambiente, por ejemplo, la presión barométrica sobre la rotura de las membranas, pero tampoco fueron capaces de hallar algún tipo de relación en dicho sentido.

Por el contrario, un estudio llevado a cabo por datos de una clínica de Barcelona en 2004 sí que afirmaba que existía una relación entre la luna llena y las admisiones en el hospital. Su resultado se respaldó con el posible efecto que tendría la atracción gravitatoria entre la luna y la tierra sobre la sangre. No obstante, esta solución fue debatida por un científico de la Universidad de California en un artículo de la revista Nursing Research.

Por último, la creencia de estos factores puede deberse a numerosas hipótesis. Entre las más destacadas se encuentra el hecho de que muchas matronas miraban al cielo después de una noche de muchos partos y siempre había luna llena. Esto se debe a que esta fase de la luna es mucho más llamativa durante la noche y durante otras fases no se suele prestar atención.

¿Es normal que se oscurescan los senos en el embarazo? ¿Por qué se oscurecen?

Quizás ya sabes que tus senos van a aumentar de tamaño durante el embarazo, pero ¿Sabías que pueden experimentar otro tipo de cambios también?

Tus pezones podrían crecer más, podrían estar mucho más sensible y también podrían comenzar a filtrar calostro antes del parto. Y como si todo esto fuera poco, tus senos también podrían verse un poco más oscuro que de costumbre.

Si siempre has tenido las areolas rosadas, esto puede sorprenderte muchísimo y quizás hasta asustarte si eres primeriza. Pero es totalmente normal que lo senos se oscurezcan en el embarazo.

¿Por qué se oscurecen los senos durante el embarazo?
Como ya te debes imaginar, las hormonas del embarazo son las responsables de todos los cambios. Estas hormonas estimulan un aumento temporal en la cantidad de melanina que tu cuerpo produce, esa sustancia natural que da pigmento a la piel, los ojos y el cabello.

Con más melanina tu piel puede verse más oscura de lo normal, especialmente en las zonas donde ya hay más pigmento, como las pecas, cicatrices y las areolas.

Otras áreas pueden oscurecerse también, como las axilas, los muslos o la piel alrededor de los genitales. Muchas mujeres, en particular aquellas con piel más oscura también pueden experimentar decoloración en la nariz, la frente, el labio superior y los pómulos.

¿Hasta cuándo mis senos estarán así?
La buena noticia es que la mayoría de los cambios de color que ocurren en el embarazo desaparecerán unos meses después del nacimiento de tu bebé. Sin embargo, algunas mujeres dicen que estas áreas permanecen un poquito más oscuras de lo que eran antes del embarazo, especialmente cuando se trata de las areolas y pezones, y es algo totalmente normal.

Y aunque no puedes evitar que tu cuerpo produzca melanina en el embarazo, sí puedes mantenerte alejada del sol para evitar que tu piel se vuelva más oscura, ya que la exposición al sol puede intensificar estos cambios en el pigmento.

Te recomendamos usar protector solar de amplio espectro cada día, y asegúrate de cubrirte cuando pases mucho tiempo al aire libre. Así no tienes que preocuparte: es completamente normal que los senos se oscurezcan en el embarazo.

Monitoreo fetal: ¿Qué es y por qué es tan importante?

El monitoreo fetal nos permite saber cómo se encuentra el bebé dentro de la panza. Gracias a este estudio, podemos escuchar el latido del corazón del bebé y conocer su estado de salud. Es un estudio que dura un poco más de 10 minutos y que requiere que, previamente, la embarazada coma algún alimento dulce.

Desde hace más de 30 años utilizamos el monitoreo de los latidos del corazón de feto, para saber cómo se encuentra el bebé en la panza.

El solo escuchar el latido cardíaco fetal durante un tiempo prudencial permite:

Inferir su presencia, dato fundamental para la confirmación de la vitalidad.
Ver qué frecuencia cardíaca tiene su bebé estando dentro de la panza materna.Observar las variaciones de las veces que late el corazón de feto.
Observar si existen ascensos en la frecuencia que responden a mayor necesidad del feto de aumentar las veces que late su corazón.
Observar si existen descensos como consecuencia de movimientos del niño o una contracción del útero.

Ver qué relación existe entre las veces que late el corazón con los movimientos del bebé.

Todo lo antedicho, aparentemente muy técnico, tiene como principal objetivo que la embarazada comprenda el amplio espectro de controles que ejerce este simple estudio complementario sobre el bebé.

El monitoreo fetal debe realizarse de manera sistemática a partir de 37 semanas en embarazos normales, y en casos puntuales aún desde antes.
La embarazada previo al estudio debe haber ingerido algo dulce.

Se recuesta a la embarazada en una camilla con una inclinación de 45º, el estudio dura en condiciones habituales no menos de 10 minutos. El monitor tiene 3 transductores, uno de ellos percibe los latidos del bebé, el otro las contracciones del útero y un tercer dispositivo llamado pulsador permite que la embarazada marque con una flecha cuando tiene contracciones y todo se va inscribiendo en una tira de papel.La lectura del trazado debe ser hecha por el especialista, correlacionada con registros previos, con absoluto conocimiento de la historia clínica de la embarazada a fin de diseñar el plan de seguimiento.
Los datos que brinda este estudio nos hablan de la calidad de vida que lleva el bebé en su vida dentro del útero de la madre.